Según un estudio de la Secretaría de Gobernación (Segob), las personas migrantes en México se enfrentan a prejuicios, así como actos de discriminación por parte de los mismos mexicanos.

Un informe sobre cómo la población migrante y refugiada son percibidas, el cual fue publicado en la revista Movilidades, Análisis de la Movilidad Humana de la Unidad de Política Migratoria, Registro e Identidad de Personas (UPMRIP) de la Segob, indicó que 12% de la población de 18 años y más señala que se tendría que retornar a los migrantes a sus lugares de origen y, el 1%, preferiría que se cerraran las fronteras.

La publicación destaca que, a través de la Encuesta Nacional sobre Discriminación (ENADIS), también se observó que el 65.1% asocia, en cierto grado, como un motivo de conflicto entre la gente de un mismo vecindario, colonia o localidad, las diferencias por ser de otro lugar.

A 46.9% de la población mexicana no le gustaría que se eligiera para la Presidencia de la República a una persona nacida en el extranjero con padres mexicanos; 56.4% considera que en México se respetan los derechos de las personas extranjeras y 74.6% de las y los entrevistados no están de acuerdo en que se les niegue una fuente de empleo.

A su vez, 53.3% de las personas entrevistadas consideró que las y los centroamericanos y de otros países que llegan a México por violencia o desastres naturales se les debe ubicar en algún refugio hasta que puedan regresar; 33.3% cree que se les debería dar papeles para vivir en el país.

Xenofobia

El documento destaca que las construcciones sociales y narrativas que se forjan alrededor de la migración y el refugio no deben ser subestimadas, pues si se piensa que las personas en contexto de movilidad quitan empleos, generan inseguridad o traen enfermedades, se gesta un ambiente social propicio para la prevalencia de opiniones de rechazo, xenofobia y discriminación; conductas que no abonan a la integración de esta población, atenta contra sus derechos humanos y crea barreras que dividen y polarizan a la sociedad que las recibe.

Aunado a las condiciones de vulnerabilidad que enfrentan, la percepción sobre la migración añade una arista de complejidad adicional en los procesos de movilidad humana.

El análisis consideró que para la formulación de las políticas públicas correspondientes se deben construir diagnósticos, con datos e indicadores de medición, que faciliten la identificación de vulnerabilidades, riesgos y necesidades a las que se enfrentan los migrantes.

Además de impulsar campañas informativas que sensibilicen a la población mexicana sobre los costos de la discriminación, y así contribuir a evitar actitudes de xenofobia, racismo y discriminación contra refugiados y migrantes.

Fuente: eleconomista