AsiaHong Kong hoy. La gente resiste a pesar del...

Hong Kong hoy. La gente resiste a pesar del miedo

-

- Advertisment -spot_img

(Aurelio Porfiri en la Nuova Bussola Quotidiana)-Tres años después de las protestas oceánicas, Hong Kong ha cambiado mucho. Las políticas anti-COVID dificultan los viajes. Hay un clima de miedo en la ciudad y muchos se han ido a Occidente o a Taiwán. Sin embargo, como dice el obispo Stephen Chow, la gente siempre intenta levantarse, incluso en las dificultades. 

Después de casi tres años, he decidido volver a Hong Kong, una ciudad que me resulta especialmente querida por diversas razones familiares y personales. He visitado tanto la antigua colonia británica que la siento como mi segunda ciudad, después de Roma. La última vez que estuve en Hong Kong antes de este viaje fue el fatídico 2019, el año en que las protestas callejeras contra el gobierno local y nacional habían alcanzado su punto máximo. El detonante de esa protesta en particular fue la propuesta de modificación de la Ley de Extradición que habría permitido entregar a China a los presuntos delincuentes detenidos en Hong Kong. Siendo Hong Kong un lugar donde hay refugiados y descendientes de refugiados que huyen de China, se puede entender que esa noticia desencadenara una gran preocupación. Fui testigo de la manifestación oceánica a la que asistieron dos millones de personas.

Ahora, viajar a Hong Kong no es como antes. El COVID ha dificultado enormemente los viajes, hasta el punto de que la mayoría de los vuelos implican un día o más de viaje con varias escalas. A continuación, la política del gobierno de Hong Kong contra el COVID, ajustada a la política de «tolerancia cero» de China, conlleva una serie de requisitos muy estrictos, como la cuarentena obligatoria para todos los que entren en la ciudad, cuarentena que ahora se ha reducido a tres días más tres días de autovigilancia (y que en el pasado reciente fue de veintiún días).

¿Qué tipo de ciudad encontramos en 2022? Sin duda, una ciudad diferente a la de 2019. La Ley de Seguridad Nacional, aplicada por el Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional en junio de 2020,fraguó la difícil situación de tensión social que se vivía en la ciudad desde hacía varios años, y provocó numerosas detenciones en el campo democrático de Hong Kong, algunas incluso de gran repercusión, como la del rostro de la protesta, el joven activista Joshua Wong (aún en la cárcel), el magnate de los medios de comunicación Jimmy Lai (también en la cárcel) y el cardenal Joseph Zen, de 90 años, ahora liberado pero a la espera de ser juzgado en septiembre.

Quien ha vivido en Hong Kong antes de 2020 se da cuenta de que ha habido un cambio de paradigma, que algo ha cambiado drásticamente. El misionero Gianni Criveller, del Instituto Pontificio para las Misiones Extranjeras, que conoce bien la ciudad por haber vivido en ella durante muchos años, decía en un reciente artículo en Mondo e Missione con motivo de su reciente visita a la antigua colonia británica: «Cientos de miles de personas están abandonando la ciudad para proteger el futuro de sus hijos. Algunos organizan almuerzos de despedida, otros se van sin decir nada a nadie. Casi avergonzados. Hay quienes podrían marcharse y no lo hacen por decisión propia, tal vez aunque ya sean objeto de visitas e investigaciones policiales y corran el riesgo de ser detenidos. Hay divisiones en las familias, desavenencias entre amigos, sospechas mutuas, incapacidad para confiar en los demás. No se puede dejar de notar una atmósfera diferente a la del pasado, un clima de miedo que afecta a la población de manera diferente».

El nuevo jefe del ejecutivo de Hong Kong, John Lee, nombrado en unas elecciones en las que fue el único candidato al incómodo puesto (Carrie Lam, que le precedió, fue muy cuestionada durante su mandato), dijo que había que contar buenas historias sobre Hong Kong para mejorar su reputación. El periodista y residente en Hong Kong Tim Hamlett, del Hong Kong Free Press, respondió que si quiere que las buenas historias mejoren la reciente reputación de Hong Kong debería hacer algo con las malas, las que hacen temer que Hong Kong ya no es un lugar para sentirse seguro. Después de todo, las noticias de estos días no parecen buenas, como la detención de Ronson Chan, presidente de la Asociación de Periodistas de Hong Kong, por «obstrucción a la justicia», según el informe policial, mientras Chan realizaba un reportaje para el Canal C. O la condena de cinco logopedas por publicar libros infantiles que supuestamente incitaban al separatismo. En la sentencia, el juez Kwok Wai-kin dijo que esta condena no era una condena a la libertad de prensa en Hong Kong, que está garantizada siempre que no se publique material sedicioso. Por supuesto, puede haber una variedad de interpretaciones sobre lo que es sedicioso y lo que no.

La Iglesia católica de Hong Kong tiene una presencia importante, si no en términos numéricos (los católicos representan el 5%), sí como influencia en la sociedad a través de sus obras de caridad y beneficiencia, hospitales y escuelas. Se fundó en 1841 para sustraer esta ciudad de la influencia del patronato francés, que ejercía un control muy fuerte sobre las misiones católicas chinas, y ponerla bajo los auspicios de Propaganda Fide. El actual obispo, el jesuita Stephen Chow, en su Carta Pastoral para la Pascua de 2022, ha declarado entre otras cosas: «Cuando miramos a nuestro alrededor, en Hong Kong y el mundo de hoy, ¿qué vemos? ¿Vemos sufrimiento, odio, impotencia, desesperación, destrucción y muerte? Intenta mirar un poco más allá y profundizar un poco más. ¿Qué más vemos? Las personas de buena voluntad tienden la mano a los refugiados de Ucrania, ofreciéndoles alojamiento temporal. Los frenéticos pero discretos esfuerzos diplomáticos desde varios frentes intentan frenar y, con suerte, detener la atroz invasión de Ucrania. Con lágrimas y convicción, muchos fieles rezan sinceramente por la intervención de Dios en los casos de los ucranianos que sufren y de las víctimas del COVID. El quid de todos estos esfuerzos es la convicción básica pero crucial de que el bien triunfará sobre el mal porque Cristo resucitado ha vencido a la muerte y a su amo, el propio mal. Estamos experimentando los efectos residuales de ese mal que ya no existirá al final de los tiempos. ¡Imagínate! En Hong Kong, los ciudadanos de a pie están donando máscaras y kits de análisis de antígenos a quienes, de otro modo, no pueden acceder fácilmente a ellos. Los restauradores distribuyen comidas gratuitas a quienes no pueden permitirse una alimentación nutritiva. La gente da muchos consejos a los proveedores de servicios que luchan como estímulo. Y la lista puede seguir. Se trata de esfuerzos para aliviar, consolar, reconstruir, dar esperanza, ser útil y dar vida. Sin embargo, no hay que olvidar el significado de estos esfuerzos: ‘La luz viene después de la oscuridad y la vida sigue a la muerte’».

El obispo Chow quiere sugerir a su pueblo que intente siempre levantarse, incluso cuando las dificultades parecen abrumarle. Al fin y al cabo, incluso el enviado del Vaticano a la ciudad, monseñor Javier Herrera-Corona (sustituido ahora por el español José Luis Díaz María Blanca Sánchez) había advertido a las misiones católicas en Hong Kong antes de dejar su cargo que «Hong Kong ya no era el gran enclave católico que era» y que había que esforzarse por proteger los archivos de las congregaciones misioneras de posibles injerencias políticas. Esta claridad suya parece contrastar con la reciente política del Vaticano respecto a China, que culmina con el famoso acuerdo provisional de 2018 sobre el nombramiento de obispos, cuyo contenido sigue siendo secreto. Según varios observadores, este acuerdo era una apuesta, ya que la política del gobierno chino hacia la Iglesia católica parece dirigirse hacia un control aún más estricto. En 2020, se informó de un ataque de hackers desde China al Vaticano, a la Misión de Estudios Católicos en Hong Kong y el PIME por parte de hackers del grupo RedDelta, un grupo que algunas fuentes de prensa dan como «alineado con el gobierno chino». Los responsables deberán arrojar luz sobre esto.

Sin embargo, el Vaticano parece avanzar en su política de acercamiento a China. Monseñor Paul Gallagher, secretario de la Santa Sede para las Relaciones con los Estados, en una entrevista concedida en julio de 2022 a la revista jesuita estadounidense América, hablando sobre el acuerdo provisional dijo entre otras cosas: «El balance, supongo, no es terriblemente impresionante. Hemos tenido seis nombramientos episcopales y hay más en proyecto. Por lo tanto, no está exento de resultados. Supongo que nos hubiera gustado ver más resultados y hay mucho trabajo por hacer. Pero el acuerdo está funcionando, hasta cierto punto. El acuerdo podría dar más, pero debido al COVID las delegaciones no han podido reunirse en los últimos años. Por lo tanto, estamos trabajando en ello ahora y estamos tratando de avanzar y hacer que el acuerdo funcione y funcione mejor».

Pero volviendo a Hong Kong, la crisis religiosa exacerbada por el COVID ciertamente ha afectado también a esta ciudad. El padre Peter Choy, vicario general de la diócesis y nombrado obispo de Hong Kong durante el largo periodo vacante en la Iglesia local, dijo en un reciente artículo publicado en el semanario católico de la ciudad: «Después de la Pascua de este año, las parroquias han reanudado la misa pública, y aunque el número de participantes sigue siendo limitado, poco a poco vuelve a la normalidad. Aunque se han abierto muchas clases de catecúmenos, el número de solicitantes es significativamente inferior al esperado, y algunas parroquias registran incluso cifras de un solo dígito. Estas situaciones se han reflejado en las reuniones e informes del decanato. ¿Cuáles son las razones de la pérdida de catequistas o catecúmenos? Creo que muchos pensarán en el panorama político y en la ola de emigración». Ciertamente, Hong Kong y la Iglesia católica de esta ciudad se enfrentan a grandes retos, retos que podríamos calificar incluso de desalentadores. Se espera que la resistencia de sus ciudadanos, la fuerza para soportar la adversidad, prevalezca sobre un clima general de gran desánimo de tensiones no resueltas que pesan en la vida de todos.

Publicado por Aurelio Porfiri en la Nuova Bussola Quotidiana

Traducido por Verbum Caro para InfoVaticana

Fuente:infovaticana.


Últimas Noticias

ONU pide USD 1.500 millones para migrantes venezolanos

La meta es más del doble de los fondos que se movilizaron en 2020 para hacer frente a una...

Alemania: El país sufre por el trato a los refugiados ucranianos

Muchas ciudades alemanas están sufriendo en el trato con los refugiados ucranianos que huyeron de su país a raíz...

«Entramos en desesperación»: el relato de una venezolana atrapada en la batalla migratoria

La madre de la familia venezolana contó que un grupo de voluntarias les brindaron ayuda y los trasladaron una...

Qué derechos tienen los inmigrantes que piden asilo y esperan en EEUU la resolución de sus casos

Abogados consultados por Univision Noticias advierten que los extranjeros que llegan a la frontera en busca de asilo y...
- Advertisement -spot_imgspot_img

Aumenta a 94 el número de fallecidos en naufragio de barco de migrantes en Líbano

Las ambulancias llegan a la frontera siria para llevar los cuerpos de los fallecidos en el naufragio de un...

México: Rescatan a 83 migrantes atrapados dentro de una caja de camión en Nuevo León

Los migrantes se encontraban al interior de este camión. (Foto: Especial). El camión llamó la atención de la policía al...

Más Vistos

ONU pide USD 1.500 millones para migrantes venezolanos

La meta es más del doble de los fondos...

Alemania: El país sufre por el trato a los refugiados ucranianos

Muchas ciudades alemanas están sufriendo en el trato con...
- Advertisement -spot_imgspot_img

Otras noticiasDestacadas
Recomendadas para ti