EuropaSophie Muller: “El 80% de los refugiados del mundo...

Sophie Muller: “El 80% de los refugiados del mundo son acogidos por países en vías de desarrollo”

-

- Advertisment -spot_img

Es difícil impresionar a Sophie Muller después de haber pasado algo más de dos décadas en distintas oficinas del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Vivió en Burundi, la república africana entre Uganda y Tanzania donde, durante tres años, organizó la acogida a los refugiados del Congo. Y cuando el tifón Haiyan descargó su furia sobre Filipinas, en 2013, Sophie estuvo allí para gestionar la ayuda humanitaria a quienes fueron arrasados por el desastre climático.

Es difícil impresionarla, pero la invasión rusa a Ucrania está provocando un desplazamiento de personas tan monstruoso que no puede disimular el impacto: “En los dos primeros meses de esta guerra ya habíamos pasado los cinco millones de refugiados generados por el conflicto”, dice Muller, que desde 2019 es la representante de ACNUR en España.

“La guerra de Ucrania es un conflicto muy brutal en números, y que se produzca en la frontera con Europa le otorga una característica muy peculiar”, dice Muller en su oficina madrileña desde donde tiene una vista privilegiada -y banda de sonido de la hinchada- al Bernabéu. “Es la situación más dramática, en términos de desplazados. La peor desde la Segunda Guerra Mundial en Europa”, agrega. Según datos de ACNUR, hasta el 11 de mayo, los refugiados ucranianos eran ya casi seis millones y cerca de ocho millones de personas habían dejado sus casas para desplazarse hacia otro lugar dentro de Ucrania.

-La veloz respuesta hacia los ucranianos que están dejando su país frente a otros desplazados por conflictos que llevan años abre el interrogante respecto de si existen categorías dentro de quienes se ven forzados a pedir asilo. ¿Existen?

-La Unión Europea, en el marco de la guerra en Ucrania, ha tomado medidas excepcionales. Es verdad. Ha propuesto un trato diferenciado por el volumen de desplazados y por la brutalidad de esta guerra. Y por el hecho de que se da en las fronteras de Europa. Cinco millones de personas en menos de dos meses tienen que tener una respuesta adecuada y un trato diferenciado, pero esto no implica una discriminación. Es decir que, una vez que los refugiados están en el país de asilo, tienen que tener los mismos derechos que otros refugiados. Los refugiados que salen de Ucrania tienen un apoyo adicional que es el derecho a trabajar inmediatamente.

-¿Cuándo puede hacerlo un solicitante de asilo que proviene de otro país?

-La ley de asilo tradicional, que es del 2009 en España, establece que un refugiado va a poder trabajar después de seis meses.

-¿Hay refugiados de primera clase y otros de segunda?

-No se trata de contar con refugiados de primera clase o de segunda. Todos los refugiados tienen los mismos derechos. Para nosotros entran en el marco de una Convención internacional, que es la de 1951, sobre el derecho al asilo. Y ahí no hay diferenciación. La guerra en Ucrania es un conflicto más. De una magnitud muy alta por el número de refugiados que ha generado.

-¿Qué derechos tiene un refugiado?

-La piedra angular del derecho al asilo es el derecho a la no devolución. Figura en el artículo 33 de la Convención, pero también es un derecho de costumbre internacional. El asilo es para proteger a quienes huyen de una guerra o por persecución, por razones de raza, de nacionalidad, de opinión o de permanencia en un grupo social determinado. A partir de esta definición, si un refugiado tiene que huir, el país que lo recibe no debería poder rechazarlo. Es el derecho fundamental, el más importante. A partir de ahí, se suma el derecho a tener un procedimiento que va a definir quién está reconocido como refugiado y quién no. Después va a tener derecho a la educación, a la salud, derecho al trabajo, a la documentación.

-La invasión en Ucrania moviliza a la sociedad civil. A diario vemos gente que va a buscar ucranianos a la frontera con Polonia y se los lleva a su casa. ¿Cómo se gestiona esta ayuda humanitaria espontánea?

-Se agradece mucho la voluntad de querer ayudar. Una solidaridad tan fuerte que, en el caso de España, es monumental. La sociedad civil española es el primer donante privado a la ACNUR en el mundo. Pero es verdad también que la solidaridad de la sociedad civil hacia los ucranianos descontrolada y sin coordinación puede ser muy peligrosa. Muy peligrosa para las personas que quieren ser solidarias, y muy peligrosa para las personas que se quieren proteger.

-¿Cuáles son los riesgos?

-Los ponen en riesgo de caer en situaciones de explotación de trata de personas, en situación de explotación laboral o en situaciones de explotación sexual. Es muy importante, y es lo que le decimos a las propias personas refugiadas, que cuando acudan a algún apoyo privado, lo hagan con cautela, con información. Son consejos básicos que estamos dando a las personas refugiadas porque hay indicios de que eso está ocurriendo. Muchas personas lo van a hacer de buena fe pero, a lo mejor, no van a conseguir la transición al sistema por desconocimiento. Se han abierto muchas vías formales, estructurales, documentadas, institucionales de canalizar, de coordinar y de catalizar esta solidaridad para que sea eficaz en el sentido de respuesta humanitaria.

-¿De qué modo se puede canalizar esa solidaridad?

-Que las familias que quieran acoger, reciban información, instrucción, que firmen que están de acuerdo para acoger a otras personas por cuánto tiempo y cómo. Es un compromiso formal. No se puede hacer a la ligera. Es un compromiso importante con personas muy vulnerables. Las personas que se desplazan de Ucrania son, generalmente, mujeres con niños que han tenido que separarse de sus maridos, de sus hermanos, de sus padres. Se encuentran con el dolor y el temor de la separación. Son personas que requieren una atención muy particular. Se requiere que esa solidaridad se coordine.

-Ahora la emergencia está en Ucrania pero el intento de personas que apuestan llegar a Europa en gomones a través del Mediterráneo o del océano Atlántico es constante. ¿Por qué la cuestión de los refugiados parece no tener solución?

-El año pasado, 84 millones de personas se desplazaron de manera forzosa porque no tenían otro remedio. No se van de su país porque tienen ganas de irse. Y van al país adonde piensan que van a tener la mejor protección posible. Es verdad que esto genera, desde 2015, una situación compleja para Europa: pateras, muertos en el mar, personas que toman riesgos diarios para llegar a un sitio donde puedan pedir protección. El 80 por ciento de los refugiados del mundo son acogidos por países en vías de desarrollo. El año pasado hemos cumplido 70 años de ACNUR. Hemos hecho una reflexión interna y justamente no queríamos celebrar el aniversario sino sólo conmemorar el hecho que estemos y que desafortunadamente tenemos que estar. No promovemos el ser refugiado sino el derecho a asilo para quien lo necesita.

-¿Hasta dónde ACNUR puede maniobrar con el comportamiento de cada país en sus políticas migratorias y de aceptación de desplazados?

-Es complejo. Los países del sur de Europa están más expuestos, aunque ahora Ucrania cambió un poco las dinámicas, a la llegada de flujos mixtos de personas. Personas en necesidad de protección internacional llegan en la misma patera con otras personas que son migrantes, que van a buscar un trabajo, una vida mejor. Hemos desarrollado herramientas para procedimientos rápidos y justos para hacer una valoración de las necesidades e identificar quién es quién.

Señas particulares

Sophie Muller nació en Estados Unidos y se formó en Francia. Se graduó en Derecho y en Ciencias Políticas, en la Universidad de Montpellier, y luego hizo posgrados en Administración Pública Internacional, Derechos Humanos y Negociaciones Internacionales. Comenzó a trabajar para las Naciones Unidas en la OIT y en 2001 pasó al ACNUR en Ginebra como asesora legal. Trabajó en el gabinete del actual Secretario General António Guterres.

Fuente: clarin


Últimas Noticias

Un informe alerta sobre la nueva doctrina de la OTAN para tratar las migraciones como problemas de seguridad

El submarino español Tramontana forma parte de la operación 'Sea Guardian' de la OTAN que controla la inmigración en...

Los países más pobres del mundo acogen a un tercio de los refugiados mundiales

El 27% de los refugiados son acogidos por los llamados Least Developed Countries, que son los países más pobres...

Una semilla musical venezolana germinando en Alemania

Los músicos de C.O.N Sonanza. Para facilitar la integración de inmigrantes a la sociedad alemana, Constanza Vagnini-Holbl creó un proyecto...

“Nos sentimos atrapados”

Migrantes de Venezuela esperan en México emprender caravana a Estados Unidos By Alejandro Mora Se encuentran junto a sus familias, con...
- Advertisement -spot_imgspot_img

Amnistía Internacional, pide investigación sobre la tragedia de melilla

Amnistía Internacional expresa gran preocupación por los graves hechos ocurridos hoy en Melilla y en la frontera entre Marruecos...

El masivo salto de migrantes en la valla fronteriza de Melilla, en imágenes

Cientos de personas han intentado, este viernes, entrar en Melilla a través del perímetro fronterizo que separa la ciudad...

Más Vistos

Un informe alerta sobre la nueva doctrina de la OTAN para tratar las migraciones como problemas de seguridad

El submarino español Tramontana forma parte de la operación...

Los países más pobres del mundo acogen a un tercio de los refugiados mundiales

El 27% de los refugiados son acogidos por los...
- Advertisement -spot_imgspot_img

Otras noticiasDestacadas
Recomendadas para ti