AsiaSiria: “Mis hijos merecen más que este destino incierto”

Siria: “Mis hijos merecen más que este destino incierto”

-

- Advertisment -spot_img

Una mujer camina por el mercado del campo de Al Hol, donde se hacinan familias en condiciones de vida difíciles. © Florent Vergnes


 

Ante la grave falta de financiación, el vital sistema de derivaciones médicas financiado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) desde 11 campos para personas refugiadas en el noreste de Siria, incluyendo el campo de Al Hol, se ha detenido.

En Médicos Sin Fronteras (MSF) nos preocupa que esta decisión lleve a un marcado aumento en el número de muertes prevenibles. En 2023, ayudamos en la derivación externa de 1,446 pacientes. Sin embargo, al menos el 22% de las derivaciones fueron rechazadas, ya sea porque los servicios necesarios no estaban disponibles, o debido a restricciones de seguridad. Ahora, desde la última serie de recortes de servicios, hay pocas o ninguna opción para que los casos que amenazan la vida sean derivados a un hospital fuera de los campos.

 

Conoce algunas de las historias de nuestros pacientes.

 

“Mis hijos merecen más que este destino incierto”

Testimonio de una mujer, paciente de MSF en Al Hol

A finales de 2018 llegué al campo de AlHol, escapando de la angustiante batalla en Baghoz. Al igual que mis hermanas, me encuentro atrapada en un desconcertante limbo, en un lugar donde el futuro permanece envuelto en incertidumbre.

Hace aproximadamente un año, comencé a experimentar convulsiones frecuentes caracterizadas por parálisis en el brazo izquierdo y trastornos de la visión.

Buscando ayuda médica, visité la instalación de Médicos Sin Fronteras. Después de un exhaustivo examen por parte del personal de MSF, se determinó que necesitaba atención especializada más allá de lo que se me podía proporcionar en la instalación. Decidieron que necesitaba una referencia externa a Hassakeh para consultar a un neurólogo.Los servicios de neurología no estaban disponibles dentro de la instalación de MSF ni en otro lugar del campo para personas refugiadas.

Sin embargo, aquí estoy, un año después, atrapada en un cruel limbo. Mi caso se etiqueta como “caso sin resolver” y la atención neurológica sigue fuera de mi alcance. Los analgésicos que me brindan en la clínica de MSF no me ofrecen consuelo suficiente.

He suplicado por una derivación médica, pero el eco se repite: “los servicios no están disponibles”. Mi salud se deteriora y mis hijos -aún jóvenes- dependen de mí. Temo que algún día yo no despierte y los deje a la deriva. Ahora soy consciente de que las referencias a Hassakeh ya no son una opción viable. Me aferro a la fe, rezando por tener fuerza. Pero la esperanza decae y las sombras se alargan. Mis hijos merecen más que este destino incierto.

 

“La vida de mi hijo pende de un hilo, pero nadie toma medidas”

Testimonio de una mujer, paciente de MSF en Al Hol

Durante más de cinco años, he llamado hogar al campo para personas refugiadas de AlHol, un lugar forjado en la crisis del conflicto durante la batalla de Baghoz.

Trágicamente, perdí a mi esposo durante el conflicto con las SDF (Fuerzas Democráticas Sirias), dejándome enfrentando la violencia, las duras condiciones y la continua adversidad sola. A pesar de los inmensos desafíos y la desesperanza de la vida en el campo de Al Hol, persevero para asegurar que mis hijos reciban el amor, el cuidado y la atención que merecen.

Una integrante de MSF en un campo para personas desplazadas en el noroeste de Siria
Una integrante de MSF en un campo para personas desplazadas en el noroeste de Siria. © MSF

 

Hace dos años, a mi hijo le diagnosticaron una enfermedad que destrozó nuestro mundo: enfermedad gastrointestinal. Su pequeño cuerpo soportó un sangrado nasal imparable y episodios incesantes de vómitos, un sufrimiento mayor al horror que presenciamos durante el conflicto y nuestro tiempo en el campo. A pesar de las complicaciones continuas de mi hijo, su caso fue etiquetado como “caso sin resolver” cuando estaba programado para una derivación médica.

Han pasado dos años desde su diagnóstico y, sin embargo, sigo pidiendo persistentemente su tratamiento urgente. Lamentablemente, cada solicitud de referencia ha sido rechazada. A diario visito la instalación de MSF, aferrándome a la esperanza de que algún día aprueben su derivación médica. Sin embargo, la respuesta sigue siendo perpetuamente triste.

Recientemente, el sufrimiento de mi hijo se intensificó porque comenzó a experimentar trastornos de visión. Aunque pasaron más de seis meses antes de que lo remitieran a Hassakeh para una consulta con un oftalmólogo, no se le proporcionó tratamiento y mi hijo perdió la vista. Durante los últimos dos años, se le ha negado el tratamiento a mi hijo. He suplicado a todos que lo remitan a Hassakeh, pero mis súplicas no han sido escuchadas. Su sangrado persiste y todos los días llora de agonía.

Los actores humanitarios nos han fallado miserablemente, dejándome impotente, abrazándolo, compartiendo su dolor y derramando lágrimas de desesperación. La vida de mi hijo pende de un hilo, pero nadie toma medidas.

Además de mi hijo, hay cien casos más en el campo, todos lidiando con la misma situación desesperada. Estas circunstancias serán fatales para los residentes en el campo. Bajo el control de las SDF, soportamos redadas diarias y violaciones por parte de las fuerzas de seguridad. Nuestros hijos están detenidos.

El acceso a la atención médica sigue siendo un privilegio para los residentes del campo; luchamos incansablemente por obtener derivaciones médicas. Recientemente, recibimos la desalentadora noticia de que las derivaciones ya no son una opción.

El futuro parece sombrío, mi fuerza se está debilitando. Ahora, trágicamente, mi hijo enfrenta un desenlace fatal debido a la atención médica limitada. Nuestra fe en la humanidad ha disminuido; dentro de los confines del campo de AlHol, la compasión no encuentra santuario.

 

“La violencia, un futuro incierto y una atención médica limitada definen nuestra existencia”

Testimonio de una mujer, paciente de MSF en Al Hol

Tercer paciente (Mujer): Mi hija fue diagnosticada con una infección gastrointestinal crónica en 2023, una condición por la que requería ser derivada al hospital de Hassakeh para recibir tratamiento esencial (necesita ser derivada una vez a la semana). El medicamento que necita no está disponible en el campo.

Desafortunadamente, su última referencia fue hace un mes, en marzo de 2024, y no le proporcionó alivio. Desde entonces se han agotado sus medicamentos y su salud ha empeorado significativamente. A pesar de su dolor atroz, ningún actor dentro del campo puede aliviar su sufrimiento.

Hoy visité la clínica de MSF, aferrándome a la esperanza de que facilitaran la derivación de mi hija. Lamentablemente, la respuesta fue negativa, dejando a mi hija todavía en agonía. Vivir en el campo de Al Hol es como una pesadilla interminable. La violencia, un futuro incierto y una atención médica lamentablemente limitada definen nuestra existencia. Ahora, mi hija está al borde de consecuencias fatales, con su vida pendiendo de un hilo debido a la ausencia de un tratamiento oportuno.

Servicios de salud sexual y reproductiva en Siria 2022
Un trabajador de MSF examinando a su paciente en la clínica móvil de MSF en Siria. 2022. © Abd Almajed Alkarh/MSF

 

Desesperada, supliqué por la repatriación a mi país de origen, donde una vez la atención médica era accesible. Aquí, los procedimientos de seguridad nos aíslan. Mi hija fue referida sola, sin mi acompañamiento. Sin embargo, mis súplicas quedan sin respuesta; me dicen que mi país nos ha abandonado.

 

“En Al Hol, la vida pende de un hilo frágil y la esperanza es un espejismo distante”

Testimonio de una mujer, paciente de MSF en Al Hol

En la sombra del campo de AlHol, llegué en 2018, con el corazón cargado de dolor. Perdí a dos hijos en los cielos de Baghoz. Los otros dos fueron detenidos por las inflexibles FDS. Su silencio, es un eco inquietante en mi alma.

El campo de AlHol es un cuadro desolado pintado con violencia, desesperación y los crueles trazos de la existencia. Aquí, la vida pende de un hilo frágil y la esperanza es un espejismo distante.

He estado luchando contra una enfermedad cardiovascular durante varios años, y esto ha aumentado mi sufrimiento en el campo. Obtener los medicamentos necesarios de manera oportuna ha demostrado ser un desafío significativo. Para obtener algunos medicamentos son necesarias derivaciones al hospital de Hassakeh para tener una consulta y tratamiento de manera regular.

La medicación, un salvavidas, me evita. El camino hacia la curación está oscurecido por la burocracia, los recortes de financiación y la indiferencia. Hace dos semanas, el equipo de MSF, valiente pero impotente, observa cómo tambaleo al borde de la muerte.

Las derivaciones urgentes a Hasaka fueron denegadas, y las puertas del hospital de campaña permanecieron cerradas. Necesitaba ser hospitalizada para evitar consecuencias fatales, pero me enviaron de vuelta, hacia un mar de desesperación.

Hace apenas un día, el equipo de MSF me derivó de nuevo y me acompañaron junto con la La Media Luna Roja Kurda. A pesar de mi estado grave, una vez más, mi derivación fue denegada y los hospitales de campaña dentro del campo no pudieron admitir mi caso.

Ahora llevo dos semanas sin medicación, mi cuerpo anhela la salvación. El conocimiento de que un derrame cerebral puede reclamarme en cualquier momento aniquila mi determinación. La luz menguante de la esperanza titubea, sin embargo, me aferro a ella con fuerza. Porque anhelo no solo mi propia sobrevivencia, sino ver a mis hijos una vez más, abrazarlos.

 

“Estamos confinados entre vallas y una violencia interminable”

Testimonio de una mujer, paciente de MSF en Al Hol

Llegué a este lugar en 2019, desesperada, buscando refugio de los horrores de Baghoz. Aquí nos encontramos confinados entre vallas y una violencia interminable.

Mi hija ha estado luchando contra la insuficiencia renal desde 2023. A pesar de las derivaciones mensuales a los hospitales de Hassakeh, no pude acompañarla debido a restricciones de seguridad.

Recientemente recibí la devastadora noticia de que ya no pueden derivarla a los hospitales de Hassakeh para tratamiento, y en solo 5 días, se quedará sin medicamentos.

Presenciar su sufrimiento es más agonizante que el horror que soportamos en el campo de Al Hol. La sensación de impotencia cuando un ser querido tiene dolor es verdaderamente abrumadora. Solo rezo por la intervención de Dios y espero que algún día mi hija reciba el tratamiento urgente que tanto necesita.

MSF brinda asistencia en campos de población desplazada en Siria
Foto de archivo: Un niño corriendo por los caminos del campo de Al-Hol en Siria. © Florent Vergnes

 

“Esta pesadilla debe detenerse”

Testimonio de una mujer, paciente de MSF en Al Hol

Sexta paciente (Mujer): Vivo en este campo desde los últimos 5 años, y hemos soportado redadas, la aprensión de nuestros hijos y la escasez de ayuda humanitaria para quienes habitan el anexo. Las condiciones de vida se han vuelto insoportables, y nos han sumido en el caos absoluto.

Durante más de 2 años, luché contra aflicciones dentales que me dejaron incapaz de comer y me sometieron a un dolor incesante. Lamentablemente, las opciones de tratamiento dentro del campo seguían siendo nulas.

Con mis constantes visitas a la clínica de MSF intenté asegurar una derivación al Hospital de Hassakeh. Mi solicitud fue rechazada. Incluso los fuertes analgésicos me proporcionaban poco alivio.

En octubre de 2023, surgió un destello de esperanza cuando finalmente aceptaron mi referencia. Estaba programada para recibir tratamiento en Hassakeh una vez a la semana. Inicialmente, las visitas trajeron alivio: el dolor disminuyó y podía comer sin depender de los fuertes medicamentos para el dolor.

Sin embargo, mi optimismo fue efímero. Durante mi última visita en marzo de 2024, me esperaban noticias devastadoras: por las limitaciones de financiación, me dijeron que esta sería mi última vez en el Hospital de Hassakeh. Ahora, a mitad de mi tratamiento, me encuentro incapaz de continuar. El dolor ha regresado y los analgésicos no ofrecen consuelo.

Desesperada e impotente, me dirijo a todas las almas compasivas preocupadas por Al Hol, por favor ayúdennos. Esta pesadilla debe detenerse.

Fuente: msf.mx


Últimas Noticias

Informe del Banco Mundial revela que 85% de venezolanos en Chile no quiere regresar a su país

“¿Puede la migración beneficiar a Chile?” se titula un estudio elaborado por el Banco Mundial en el que exponen...

Colombianos en Argentina: un boom de migración y un sueño de vida nueva

En el 2022 se contabilizaron 111.969 personas colombianas contando incluso con DNI. DAMIÁN ANDRÉS CANTÓN GARDÉS Doctor en Ciencias Sociales y...

Oposición afirma que Venezuela se enfrenta a una “migración masiva” si Maduro gana elecciones

La líder opositora y fundadora del movimiento político Vente Venezuela, María Corina Machado, afirma que existe una posibilidad de...

Alertan situación de refugiados venezolanos en inundaciones de Brasil

Las inundaciones causadas por los temporales que azotan esta semana Brasil/ Foto DW   Las inundaciones causadas por los temporales que...
- Advertisement -spot_imgspot_img

Se reduce 14.1 % migración ilegal de salvadoreños hacia EE. UU. en primer trimestre de 2024

La Oficina de Aduanas y Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) reveló que...

¿Cuál es el correcto proceso para migrar con niños y ayudarlos en la adaptación al cambio?

La psicóloga Paola Benavides destacó que estos cambios pueden ser experiencias enriquecedoras siempre que se brinde un adecuado acompañamiento...

Más Vistos

Informe del Banco Mundial revela que 85% de venezolanos en Chile no quiere regresar a su país

“¿Puede la migración beneficiar a Chile?” se titula un...

Colombianos en Argentina: un boom de migración y un sueño de vida nueva

En el 2022 se contabilizaron 111.969 personas colombianas contando...
- Advertisement -spot_imgspot_img

Otras noticiasDestacadas
Recomendadas para ti