ProtagonistasCruz Roja desvela en un estudio sobre la salud...

Cruz Roja desvela en un estudio sobre la salud mental en la migración forzosa

-

- Advertisment -spot_img

Atravesando fronteras, abriendo puertas, cerrando heridas: un proceso dialógico sobre la migración forzosa y la salud mental y psicosocial de las personas que llegan a España (Andalucía)’ es un estudio en el que han participado más de 100 personas migrantes, solicitantes de protección internacional, profesionales, personal técnico y voluntariado

Cruz Roja ha analizado más de mil casos de personas migrantes (refugiadas, solicitantes de asilo…) para estudiar cómo es la salud mental de las personas que viven este proceso. Más allá de conocer a qué se enfrentan quienes pasan por este cambio de país forzoso, la Organización Humanitaria busca crear un plan de acción que minimice las consecuencias, sabiendo su fuente.

El estudio revela que la situación que más protege frente a los riesgos y afectaciones derivadas de la migración forzosa es el empleo y la ocupación remunerada (aunque sea de economía sumergida) por aportar protección y e independencia económica; el apoyo familiar en general (ya sea en la distancia desde el país de origen o a su llegada) y la vinculación emocional con la familia es otra de las claves, junto a los hábitos y estilo de vida saludables (donde se incluye la actividad física, la alimentación, la higiene de sueño y la salud afectiva y sexual como práctica de una relación libre de violencia, sexualidad sana y vivida libremente que implica también el sentirse querido o querida en el entorno de acogida y el sentimiento de pertenencia a un grupo de manera emocional, lejos del abuso o la trata). Los factores que más protegen la salud mental migratoria se complementan con las prácticas espirituales, la educación y la formación, las habilidades sociales, y el apoyo de la red social.

Otros hallazgos desvelados en este trabajo están relacionados con la necesidad de abordar las diferentes vulnerabilidades entrelazadas, desde el enfoque de la interseccionalidad para la integración de la diversidad y minorías racializadas, como sexo, género, etnia, orientación afectiva y sexual, y otros aspectos de identidad: a mayor presencia de vulnerabilidad derivada de la migración forzosa, género u orientación afectiva y sexual, mayor afectación clínica y psicosocial y menor presencia de factores de protección. Asimismo, una de las cuestiones más relevantes es la importancia de empezar a reconocer el talento migratorio: un cambio de identidad e imaginario social asociado a migrantes y refugiados, que ponga en valor su talento y su capacidad de liderazgo basado en los activos. Por último, la necesidad de disponer de espacios libres de violencia y relaciones seguras como requisito para reparar, crecer y volver a empezar se torna fundamental.

Este trabajo da un paso más para visibilizar la salud mental y condiciones de las personas migrantes con una mirada menos patologizante, que implique mirar sus activos y sus factores de protección tanto a nivel individual como social.

La salud mental antes, durante y después de la migración

Desde que una persona migrante se ve expuesta y huye de su país de manera forzada para cambiar sus condiciones de vida comienza la afectación en su salud mental y la de su familia. No son personas que tengan problemas previos, pero la exposición a diferentes tipos y niveles de violencia (conflictos armados, catástrofes naturales y persecución por género, entre otras), constituyen estresores de suficiente intensidad como para afectar la salud mental de estas personas; puede que el periodo de mayor afectación transcurra entre 6 meses o 1 año antes de la huida.

Durante el viaje, afecta de diferente manera a las personas que viajan en solitario que a las que lo hacen en familia; representando mayor vulnerabilidad el hecho de migrar en familia que migrar individualmente. Cuando viajan en familia o con menores, la preocupación se centra más en los niños y niñas que están a su cargo y la necesidad de garantizarles la cobertura de necesidades, ya que los adultos son capaces de soportar mejor esa carga, pero no lo consienten para la supervivencia de los niños y niñas a su cargo.

Los problemas que aparecen de salud mental después no son tanto a nivel personal sino de contexto, como los problemas para comunicarse, los económicos, los laborales… que acaban por afectar a la salud mental, y que también se ligan directamente con la nacionalidad o el sexo.

Hay una primera etapa de mayor afectación que se concentra especialmente en los seis primeros meses desde la llegada, aunque los síntomas más pronunciados desaparecen en los primeros 15-20 días al dejar de sentir que su vida peligra; después, suele haber un periodo de ‘meseta’ en el que tienen una estabilización sintomática al sentir que ya están en un contexto seguro, pero a continuación, suelen aparecer de nuevo problemas debido a las condiciones en las que desarrollan su nueva vida, en muchas ocasiones, en situación de precariedad, con problemas de comunicación por el idioma, con problemas de vivienda o empleo, o sin la cobertura de todas sus necesidades. Este proceso, además, afecta en mayor medida a colectivos considerados vulnerables, como pueden ser las minorías racializadas, o las mujeres, los jóvenes o pertenecientes al colectivo LGTBIQ+, que tienen mayor riesgo y menos factores de protección.

Sin embargo, pese a todo, la migración forzosa no es patologizante: es decir, no implica enfermar para toda la vida sino que con un el correspondiente tratamiento y acompañamiento consiguen llegar a tener una vida normalizada, que además genera una resiliencia equiparable a la de haber superado cualquier otra situación de extrema intensidad emocional (como el duelo ante la pérdida de un familiar, una enfermedad grave o superar un caso de violencia de género, por ejemplo) y haber ganado a la adversidad, pero para ello, es necesario que en todo el proceso hayan tenido acompañamiento psicosocial o psicológico.

El estudio

‘Atravesando fronteras, abriendo puertas, cerrando heridas: un proceso dialógico sobre la migración forzosa y la salud mental y psicosocial de las personas que llegan a España (Andalucía)’ es un estudio en el que se han analizado más de mil casos y han participado más de 100 personas, entre ellas: migrantes, solicitantes de protección internacional, profesionales, personal técnico y voluntariado que interviene en este campo, con el método IAP, investigación acción participativa. Se ha realizado en Andalucía, pero es extrapolable a cualquier situación de migración forzosa.

Los objetivos del estudio son empoderar a las personas gracias al conocimiento y la co-creación de un sistema que permita también adaptar la intervención de Cruz Roja, sensibilizar a la sociedad, con material basado en las experiencias reales, y actuar teniendo en consideración a la persona como centro de su contexto próximo, sociedad de acogida ya sujeto de las políticas de actuación.

Durante la fase operativa del estudio se han analizado 1.025 casos y más de cien personas y agentes, con 18 entrevistas, 6 grupos de discusión y 27 sesiones de trabajo. Se ha finalizado con un potente plan de acción, co-construido por todos los perfiles intervinientes que incluye y describe propuestas alternativas para la mejora de la salud mental y psicosocial de las personas migrantes, con pequeñas y grandes acciones del día a día que cambien los problemas detectados en el estudio, a través de la atención directa, la sensibilización, la formación transcultural, la acción intersectorial y la abogacía de los derechos humanos.

Fuente: corresponsables


Últimas Noticias

“Venezuela no es un país para las deportaciones”

Los datos públicos de la Oficina Federal para Migración y Refugiados (BAMF) indican que de las 3.729 solicitudes presentadas...

Premian relato sobre la experiencia de la migración latinoamericana

Diego Celorio, Elena Mesa, Guillermo Quijas, María Fasce, Jorge Volpi, Silvia Sesé, Adilia de las Mercedes, Sergio Ramírez y Renato...

Disminución de la migración venezolana en Colombia deja un sabor agridulce

Aunque Migración Colombia atribuyó la reducción de la cifra a las políticas del Gobierno Petro, expertos consideran que es...

Migrantes de Haití, hacer vida en la CDMX entre precariedad

Perla Miranda / Marlene Thiele En una cocina improvisada, Beatrice prepara un sancocho haitiano, “como una sopa con harinas”, cuenta...
- Advertisement -spot_imgspot_img

RJM alerta que el flujo migratorio no se detendrá en Centro y Norteamérica

Foto: Red Jesuitas con Migrantes Continental   La Red de Jesuitas con Migrantes identificó condiciones inhumanas de los centros de detención,...

EEUU sanciona a empresas de transporte que facilitan la “migración irregular”

Migrantes caminan hacia una parada de autobús el 21 de febrero de 2024 en el distrito neoyorquino de Brooklyn ©...

Más Vistos

“Venezuela no es un país para las deportaciones”

Los datos públicos de la Oficina Federal para Migración...

Premian relato sobre la experiencia de la migración latinoamericana

Diego Celorio, Elena Mesa, Guillermo Quijas, María Fasce, Jorge...
- Advertisement -spot_imgspot_img

Otras noticiasDestacadas
Recomendadas para ti