LatamLa misionera española que rescata a los menores refugiados...

La misionera española que rescata a los menores refugiados venezolanos que llegan a Brasil

-

- Advertisment -spot_img

Sofía Quintans, franciscana misionera de la Madre del Divino Pastor, relata su misión en Boa Vista

La misionera Sofía Quintáns Bouzada (Pontevedra, 1978) pertenece a la congregación de las Franciscanas Misioneras de la Madre del Divino Pastor, que inició una nueva comunidad, en febrero de 2019, en Boa Vista, estado de Roraima. Se trata de un enclave fronterizo en Brasil marcado por la presencia de comunidades amazónicas y por migrantes y refugiados venezolanos –en su mayoría menores no acompañados–, viviendo muchos de estos en los 12 campamentos existentes –llamados abrigos–.

Soñó con ser misionera con 9 años. Se lo contó a su prima y esta se rió. Pero no se le fue nunca de la cabeza. Por eso, desde 2002 es religiosa. En sus primeros años su misión fue África, concretamente Angola (en Sumbe y Luanda) durante 8 años, hasta que cambió de continente. En Boa Vista se encuentra en una comunidad intercultural de tres hermanas –a la que pronto se agregará una más–, que trabaja en red con otras congregaciones, confesiones e instituciones con un único fin: acoger, proteger, promover e integrar a migrantes y refugiados venezolanos.

Sofía Quintans, misionera en Brasil

Hasta el estallido de la pandemia, llegaban entre 600 y 800 venezolanos al día. Después, pese a los cierres de frontera, seguían llegando muchos, buscándose otras rutas alternativas y clandestinas, de las que se aprovechan las mafias que trafican con personas.

Tres nombres, tres historias

En este contexto, “intentamos crear espacios seguros para los niños”, ha explicado durante la presentación hoy de la Jornada de la Infancia Misionera, que se celebra el próximo domingo 16 de enero con el lema ‘Con Jesús a Jerusalén ¡Luz para el mundo!’. Unos menores a los que ella pone nombres. Por eso, ha compartido tres encuentros que le han marcado durante este año:

  • Jineth es una niña indígena que salió de una comunidad a la que solo se accede en barca. “Llegó con cáncer, ya con metástasis. La sonrisa de esa niña, la lucha por la vida de esa niña, está en mí. Fue operada en Sao Paulo, pero no fue bien. Y volvió de nuevo a su comunidad para estar tranquila y abrazar de nuevo a su madre”, ha relatado emocionada.
  • Michelle es una niña que sufre la trata. “Apareció el primer día al curso de capacitación y no vino más. Le pregunté por qué y me dijo: ‘Hermana, no puedo porque tengo que trabajar en el semáforo’”, recuerda con dolor. Ella es solo un ejemplo de esos menores no acompañados con los que se trafica, de esos bebés que a diario desaparecen para comerciar con sus órganos o de aquellos niños y niñas que sufren violencia sexual.
  • Aiscar entró a Brasil siendo ya adolescente, con 16 años. Lo hizo sola y ha llegado a graduarse viviendo en un campo de refugiados. “Ella llora contando su experiencia, pero es una historia de lucha, porque ella quiere estudiar, salir adelante…”, explica.

“Ellas tres representan a tantos niños que son ese Cristo crucificado”, ha remarcado Quintans. La religiosa se siente feliz de su ser misionera. “Sé que no acompañamos cifras, sino personas”, ha subrayado. Para esta pontevedresa, “es en la oscuridad, en las periferias, donde está Cristo vivo. Estas personas, en el margen, son la luz del mundo”.

Para ella, “cuando te cruzas con el sufrimiento de quien se ha visto forzado a abandonar su tierra, te encuentras con Cristo. Es una oportunidad, un don, una gracia”. En este sentido, nos invita a todos a convertirnos en prójimos, porque en el metro de Madrid también hay migrantes y refugiados.

“A los pobres no hay que hacerles esperar”

Las hermanas están en el corazón de lo que denuncia el papa Francisco en exhortación postsinodal ‘Querida Amazonía’: la devastación de la naturaleza y de las comunidades vulnerables. Una devastación tal que ha provocado que el Covid sea simplemente algo más y no el protagonista, como en Europa.

En este sentido, las franciscanas misioneras son proféticas y encarnan el lema de su congregación: “Caridad verdadera, amor y sacrificio”. Porque, como dijo su fundadora, María Ana Mogas Fontcuberta, “a los pobres no hay que hacerles esperar”.

Fuente: vidanuevadigital.


Artículo anteriorRemesas de dolor
Artículo siguienteBusca Alemania trabajadores migrantes

Últimas Noticias

Retornan a Venezuela 264 migrantes desde Perú con el Plan Vuelta a la Patria

Caracas, 21 may (EFE).- La Cancillería de Venezuela anunció este sábado que 264 venezolanos regresaron al país desde Perú...

Venezolanos aplicantes al TPS abandonan sus casos en EEUU: “La espera ha sido terrible»

Redacción (ALN).- Una espera angustiosa. El retraso histórico de 9.5 millones de casos pendientes de adjudicación del TPS por...

Casi 8000 profesionales venezolanos forman parte del sistema formal de trabajo en Perú

Por Joanne López Ch. En Perú son 7950 connacionales formalizados en el mercado laboral. En 2021, a través del proyecto...

“Queremos asilo”, para muchos migrantes la esperanza es una brecha en el muro de EEUU

Yuma (Estados Unidos) (AFP) – Con la sequía y las temperaturas abrasadoras que azotan poco antes del mediodía en Arizona,...
- Advertisement -spot_imgspot_img

Estados Unidos mantiene política de expulsar migrantes en frontera

La administración de Joe Biden anunció en abril que el Título 42 expiraría el 23 de mayo, pero el...

Migrantes aumentan positivamente en el crecimiento del país

Los efectos positivos de la inmigración permanecen en el tiempo y van creciendo. Cerca de 1,9 millones de migrantes...

Más Vistos

Retornan a Venezuela 264 migrantes desde Perú con el Plan Vuelta a la Patria

Caracas, 21 may (EFE).- La Cancillería de Venezuela anunció...

Venezolanos aplicantes al TPS abandonan sus casos en EEUU: “La espera ha sido terrible»

Redacción (ALN).- Una espera angustiosa. El retraso histórico de...
- Advertisement -spot_imgspot_img

Otras noticiasDestacadas
Recomendadas para ti