América NorteLos migrantes luchan contra los elementos en campamentos al...

Los migrantes luchan contra los elementos en campamentos al aire libre en el desierto de San Diego

-

- Advertisment -spot_img

Migrantes chinos acampan cerca del muro fronterizo entre México y Estados Unidos en Jacumba Hot Springs, California.


Durante los últimos tres meses, los residentes de esta remota comunidad fronteriza en el sureste del condado de San Diego han visto cómo su población se duplicó, pasando de 600 a 1,200, a medida que los migrantes de todo el mundo llegan procedentes de México.

Cruzan hacia el árido desierto en un punto donde el muro de acero de 9 metros erigido en esa parte del condado durante la era del presidente Trump, termina abruptamente, convirtiéndose en una valla errática plagadas de huecos.

Una vez en suelo estadounidense, los migrantes subsisten en campamentos improvisados al aire libre, donde el número de tiendas de campaña no es ni de lejos suficiente para el número de migrantes. Para calentarse, se apiñan alrededor de fogatas alimentadas con maleza y leña. A la hora de dormir, muchos dependen de cobijas y lonas de plástico para protegerse del viento y de las temperaturas nocturnas, que pueden descender por debajo de los 40 grados.

Migrantes hacen cola ansiosamente frente a un agente de la Patrulla Fronteriza.
Migrantes hacen cola ansiosamente frente a un agente de la Patrulla Fronteriza para recibir pulseras distintivas que indican el día en que llegaron a un campamento improvisado al aire libre en Jacumba Hot Springs.

Hot Springs en Jacumba, no es un centro de detención oficial de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos. Pero el gran número de migrantes que cruzan la frontera día tras día lo ha convertido en un centro no oficial. La Patrulla Fronteriza ha colocado agentes en las inmediaciones para vigilar el campamento, y los migrantes afirman que las autoridades les han dicho que esperen allí a ser trasladados a un centro de procesamiento oficial. La Patrulla Fronteriza les da pulseras impresas con el día en que llegaron. A menudo, las mujeres y los niños son recogidos rápidamente. Pero para muchos otros, su estancia en esos campos puede prolongarse durante días.

Un alto funcionario de Aduanas y Protección Fronteriza reconoció que el campamento funciona como una especie de centro de retención informal. Los recursos de la agencia son escasos, dijo el funcionario, y la Patrulla Fronteriza no está preparada para manejar el reciente aumento de migrantes que cruzan la frontera en el sureste del condado de San Diego.

La agencia está obligando a los migrantes a acampar hasta que tengan la capacidad para trasladarlos a los centros de detención establecidos, que están preparados adecuadamente para proporcionar alimentos, refugio y atención médica. Durante el periodo de espera, los inmigrantes no disponen de tales servicios. Según el funcionario, los agentes les proporcionan agua, y recurren a personal médico si es necesario. Organizaciones de voluntarios locales han cubierto ese vacío de supervivencia, proporcionando servicios críticos, como alimentos, tiendas de campaña, ropa y ayuda.

El pasado fin de semana, los inmigrantes acampados cerca de Hot Springs en Jacumba, procedían de varios países, como China, Colombia, Guatemala, Honduras y Perú. Muchos dijeron que venían huyendo de la violencia o en busca de una nueva vida.

Los voluntarios afirman que un promedio de 500 migrantes vive en este momento en tres campamentos de la zona. El Día de Acción de Gracias, se vieron desbordados por el número de personas que permanecían en el campamento a la hora de la cena y 50 migrantes no alcanzaron comida.

“Realmente se convirtió en una avalancha”, dijo Samuel Schultz, residente de la zona que está coordinando a las organizaciones de voluntarios para llevar suministros a los campamentos.

Tatiana Bermúdez, de Colombia, abriga a su hija.
Tatiana Bermúdez, de Colombia, abriga a su hija mientras esperan a que la Patrulla Fronteriza las transporte desde uno de los campos de retención al aire libre que han surgido en el sureste del condado de San Diego.

Hace diez semanas, dijo, los voluntarios eran la única fuente de agua para los migrantes, mientras las temperaturas superaban los 100 grados en el Mountain Empire. Ahora, dijo, son la única fuente de protección en las duras condiciones invernales.

Junto con los migrantes y refugiados sudamericanos, un número cada vez mayor de migrantes chinos llegan a Estados Unidos cruzando la frontera sur. Según Schultz, constituyen aproximadamente la mitad de los migrantes que llegan a los campamentos al aire libre de Jacumba.

Los migrantes acampados cerca de Hot Springs en Jacumba llegaron allí procedentes de varios países.
Los migrantes acampados cerca de Hot Springs en Jacumba llegaron allí procedentes de varios países, como China, Colombia, Guatemala, Honduras y Perú. Dicen que llegaron huyendo de la violencia o en busca de una nueva vida.

Los voluntarios pueden alimentar a los inmigrantes dos veces al día con fondos de Al Otro Lado, un grupo de defensa legal sin ánimo de lucro, y otras organizaciones de defensa de los derechos de los inmigrantes. Erika Pinheiro, directora ejecutiva de Al Otro Lado, dice que le preocupa que se acabe el dinero. Ya cuesta 150.000 dólares mensuales sólo dar a los inmigrantes agua y comida dos veces al día, lo que, según ella, no es suficiente.

“Seguiremos gastando el dinero para asegurarnos de que la gente pueda sobrevivir. … Pero no es sostenible”, dijo Pinheiro. El grupo trabajó con funcionarios del gobierno mexicano para dar ayuda a los migrantes cuando empezaron a surgir campamentos al aire libre cerca de Tijuana. Pero en Jacumba, dijo, no hay señales de que ninguna agencia local, estatal o federal vaya a intervenir.

“Ha sido enloquecedor ver cómo todos los niveles de gobierno se señalan con el dedo unos a otros y tratan de zafarse de la responsabilidad de estas personas que buscan asilo”, dijo Pinheiro.

No es la primera vez que surgen campamentos al aire libre en la frontera. En 2021, miles de migrantes haitianos se vieron obligados a acampar bajo el puente internacional Del Río-Ciudad Acuña, en Del Río, Texas. Pinheiro dijo que los grupos de defensa de los derechos de los inmigrantes se han ocupado de los centros de detención al aire libre en Arizona y cree que el gobierno puede establecer refugios temporales.

Los migrantes comenzaron a congregarse en Jacumba desde mayo.

Los residentes Jerry y Maria Shuster dijeron que primero notaron pequeños incendios en su patio trasero, que colinda con el muro fronterizo. Su propiedad de 17 acres abarca una franja de terreno rocoso.

Los Shuster se sienten frustrados por los campamentos instalados justo en su propiedad. Los migrantes, para encender fuego, han arrancado árboles y otros arbustos. El 30 de septiembre, Jerry Shuster disparó su arma mientras discutía con los migrantes. Fue detenido y se le confiscó el arma.

“No sabemos qué hacer”, dijo mientras observaba uno de los campamentos el sábado por la tarde. Algunos migrantes dormían sobre las rocas, mientras que otros arrastraban árboles y ramas arrancados para mantener el fuego. Agentes de la Patrulla Fronteriza observaban desde las patrullas que se encontraban en las cercanías.

“Creo de todo corazón que no todo es culpa de ellos”, añadió. Pero “esta es nuestra vida ahora mismo, y nunca había sido así. Esto es simplemente abrumador”.

Sam Shultz, a la derecha, entrega a los migrantes los alimentos que ayudó a preparar.
Sam Shultz, a la derecha, entrega a los migrantes los alimentos que ayudó a preparar. Los voluntarios han llenado un vacío crucial a la hora de proporcionar refugio y sustento en los campamentos improvisados Hot Springs y Jacumba.
Los voluntarios afirman que se han convertido en la única fuente de alimentos y protección para los migrantes.
Los voluntarios afirman que se han convertido en la única fuente de alimentos y protección para los cientos de migrantes que viven en los campamentos al aire libre en Hot Springs mientras esperan su traslado a un centro de detención federal.

Todos los días, Chelsie Ruiz cocina grandes cantidades de frijoles que los voluntarios sirven por la tarde. Sabe que muchos en la comunidad están molestos y acusan a los voluntarios que prestan ayuda de empeorar las cosas.

“La gente sigue diciendo que se trata de una cuestión política”, afirma Ruiz. “No, esto no es política. Son mis vecinos legítimos. Me enseñaron a amar a mi prójimo”.

El viernes por la noche, Ruiz pasó por allí con miembros de su familia para dejar cobijas donadas, chamarras y cobertores de plástico para protegerse un poco de la lluvia. En un momento de diversión tocaron música y patearon una pelota de futbol con algunos de los migrantes, y un agente de la Patrulla Fronteriza se unió a ellos. Al final, tenía la cara y los dedos entumecidos por el frío.

Se preocupa constantemente por el descenso de las temperaturas. Ya hay pocas cobijas y chamarras. “El viento es lo que te mata aquí”, dijo Ruiz.

Migrantes recogen leña para una fogata.
Migrantes recogen leña para una fogata en un campamento improvisado en Jacumba-Hot Springs. Muchos residentes locales afirman que la situación se ha salido de control y piden la intervención del gobierno.

El migrante Daniel Lindarte dijo que no se había dado cuenta de que estaban en una propiedad privada cuando cruzaron a Estados Unidos el sábado por la mañana. Hace apenas una semana, dijo, su familia estaba cenando en su casa de Cúcuta, Colombia, sin intención de marcharse. Pero su activismo con el departamento de policía local se tradujo en graves amenazas para el bienestar de su familia. Temiendo por sus vidas volaron a Cancún y pronto empezaron a caminar hacia el norte, llegando con poca ropa.

“Sabemos que no es la forma correcta de venir a este país”, dijo Lindarte, abrazando a su hija de 12 años para mantenerla caliente. “No vinimos aquí porque quisiéramos. Vinimos por mejores oportunidades para nuestras familias”.

La voluntaria Karen Parker consuela a una joven.
La voluntaria Karen Parker consuela a una joven que dice que ella y su pareja huyeron de la violencia de las pandillas en Colombia y temen que los maten si los devuelven.

El sábado por la mañana, un grupo de voluntarios llegó con una camioneta jalando un remolque U-Haul al campamento conocido como 177. Los migrantes hicieron fila junto al vehículo para recibir bocadillos de crema de cacahuete y mermelada, una manzana y agua embotellada. Los voluntarios regresaron más tarde con una segunda comida de sopa caliente y frijoles.

Leidy, de 26 años, es una refugiada colombiana que no quiso dar su apellido. Dijo que ella y su pareja huyeron porque los miembros de las pandillas exigían cada vez más dinero a su pareja, que conducía un taxi. Tienen previsto solicitar asilo. “Si volvemos, nos matarán”, dijo.

Karen Parker, voluntaria de primeros auxilios, abrazó a Leidy mientras lloraba.

“Tengo miedo”, sollozó Leidy en voz baja. “Gracias”.

Arriba, un agente de la Patrulla Fronteriza. Abajo, una familia colombiana.
Una familia colombiana se acurruca en la oscuridad a la espera de ser trasladada.
Arriba, un agente de la Patrulla Fronteriza entra en un campamento improvisado donde cientos de migrantes esperan a ser transportados a una instalación federal de procesamiento. Abajo, una familia colombiana se acurruca en la oscuridad a la espera de ser trasladada.

Wu Heng, de 28 años, fumaba un cigarrillo mientras el sol empezaba a ocultarse en un campamento cercano a la interestatal 8. El viento arreciaba, y los inmigrantes se veían obligados a abandonar el campamento. El viento arreciaba y él y su padre, de 55 años, no habían conseguido una tienda de campaña para pasar la noche. Iban a dormir al aire libre.

Wu dijo que había trabajado para una empresa de electrónica en la provincia de Sichuan y que esperaba ir a Los Ángeles para empezar una nueva vida. Al igual que otros migrantes, dijo que le dieron poca información sobre cuánto tiempo estarían en espera en el campamento. El sábado por la noche, las temperaturas cayeron hasta los 39 grados.

El domingo por la mañana, envió una súplica a un periodista. “Hace mucho frío aquí”, dijo, y seguían sin tienda de campaña. ¿Podría alguien conseguirles una?

Fuente: latimes


Últimas Noticias

“Venezuela no es un país para las deportaciones”

Los datos públicos de la Oficina Federal para Migración y Refugiados (BAMF) indican que de las 3.729 solicitudes presentadas...

Premian relato sobre la experiencia de la migración latinoamericana

Diego Celorio, Elena Mesa, Guillermo Quijas, María Fasce, Jorge Volpi, Silvia Sesé, Adilia de las Mercedes, Sergio Ramírez y Renato...

Disminución de la migración venezolana en Colombia deja un sabor agridulce

Aunque Migración Colombia atribuyó la reducción de la cifra a las políticas del Gobierno Petro, expertos consideran que es...

Migrantes de Haití, hacer vida en la CDMX entre precariedad

Perla Miranda / Marlene Thiele En una cocina improvisada, Beatrice prepara un sancocho haitiano, “como una sopa con harinas”, cuenta...
- Advertisement -spot_imgspot_img

RJM alerta que el flujo migratorio no se detendrá en Centro y Norteamérica

Foto: Red Jesuitas con Migrantes Continental   La Red de Jesuitas con Migrantes identificó condiciones inhumanas de los centros de detención,...

EEUU sanciona a empresas de transporte que facilitan la “migración irregular”

Migrantes caminan hacia una parada de autobús el 21 de febrero de 2024 en el distrito neoyorquino de Brooklyn ©...

Más Vistos

“Venezuela no es un país para las deportaciones”

Los datos públicos de la Oficina Federal para Migración...

Premian relato sobre la experiencia de la migración latinoamericana

Diego Celorio, Elena Mesa, Guillermo Quijas, María Fasce, Jorge...
- Advertisement -spot_imgspot_img

Otras noticiasDestacadas
Recomendadas para ti