ÁfricaTúnez: crece la violencia contra los migrantes mientras horrorizan...

Túnez: crece la violencia contra los migrantes mientras horrorizan las cifras de muertos en sus costas

-

- Advertisment -spot_img

789 cuerpos de migrantes fueron recuperados por guardacostas tunecinos en el primer semestre. El presidente Kais Said impulsa fuertes medidas represivas con un discurso xenófobo que desató una ola de violencia racista.

La violencia racista contra los inmigrantes en Túnez pegó un salto, fomentada por la política xenófoba del presidente tunecino, que está utilizando a los inmigrantes subsaharianos como chivos expiatorios de la crisis económica y la escasez de alimentos que golpea el país.

Túnez se ha convertido en la principal puerta de migración desde África hacia Europa. Según informó el vocero de la Guardia Nacional Houcem Eddine Jebabli, de las 34.290 personas interceptadas o rescatadas hasta julio, 30.587 eran extranjeras, en su mayoría originarias del África subsahariana; frente a las 9.217 interceptadas en los seis primer meses de 2022, de ellos 6.597 de nacionalidad extranjera.

El dato más impactante es el aumento en la cantidad de migrantes muertos en las riesgosas travesías en el Mediterráneo. En el primer semestre de 2023 fueron rescatados 789 cuerpos de migrantes, de ellos 102 nacionales, mostrando un repunte. Durante el mismo periodo de tiempo, los guardacostas realizaron 1.310 operaciones de rescate, el doble que en 2022, con 607.

La Guardia Fronteriza de Libia recuperó este martes cinco cuerpos de migrantes, incluido un niño de corta edad, en un campamento improvisado en la zona desértica de Al Assah, frontera con Túnez, reveló el Ministerio de Interior.

A pesar de los crecientes peligros que se multiplican en el continente, en el cruce del Mediterráneo y en la llegada a Europa, miles de personas toman el riesgo debido a que se encuentran duramente afectadas por la violencia política, el hambre y el cambio climático, consecuencias de las políticas imperialistas y el legado colonialista en el continente africano.

El papel del gobierno tunecino de colaboración con las políticas xenófobas de la Unión Europea es brutal. Cientos de personas migrantes subsaharianas, incluidos menores y mujeres embarazadas, continúan bloqueados en la frontera entre Túnez y Libia después de que las autoridades tunecinas expulsaran a principios de julio a 1.200 de personas a esta zona de amortiguamiento, sin acceso a agua o comida.

El pasado 16 de julio la Comisión Europea y Túnez firmaron un acuerdo para reforzar sus fronteras a cambio de importantes inversiones financieras, incluido un paquete de 105 millones de euros para rescates y “retornos voluntarios”. Un modelo que aspira a exportar a otros países de la región como Marruecos y Egipto.

El presidente Kais Said -que se arrogó plenos poderes en julio de 2021 “para preservar la paz social”- pidió en febrero a las fuerzas de seguridad tomar medidas urgentes contra las “hordas” de migrantes que forman parte de una “conspiración” para cambiar la identidad “arabo-musulmana” de Túnez.

Una decena de organizaciones humanitarias, entre ellos Médicos del Mundo y Abogados Sin Fronteras (ASF), alertaron este miércoles del “recrudecimiento” de la discriminación y la violencia contra los migrantes en Túnez, víctimas de agresiones, desahucios, redadas masivas y expulsiones arbitrarias, “que les obliga a una fuga permanente y les impide hacer valer los derechos humanos inalienables”.

Un semana antes, Human Rights Watch (HRW) instó a la Unión Europea a suspender su apoyo financiero destinado al control migratorio y advirtió que Túnez no es un refugio “seguro” para las personas negras africanas.

En una nota publicada en Left Voice, parte de la Red Internacional de La Izquierda Diario en Estados Unidos, Nadia Ben Omar analiza la actual oleada de violencia racista contra los inmigrantes en Túnez.

“A principios de julio estallaron en Sfax, la segunda ciudad más grande de Túnez, disturbios y pogromos contra los migrantes subsaharianos. Los habitantes prendieron fuego a neumáticos, bloquearon carreteras y recorrieron las calles armados con palos y machetes, acorralando a subsaharianos en lo que consideraban una necesidad de proteger Sfax y a sus residentes de los migrantes y describiendo su vigilancia como ’un deber nacional’. Vídeos espeluznantes muestran a tunecinos llevando a cabo pogromos contra subsaharianos; los migrantes, temiendo por sus vidas, coreaban desesperadamente ’¡Viva Túnez!’ para aplacar la ira contra ellos. Miles de migrantes se congregaron en estaciones de tren y autobús para huir de la violencia en Sfax hacia otras ciudades de Túnez.

Esta crisis había ido escalando rápidamente desde principios de julio, cuando una refriega entre lugareños terminó con el apuñalamiento mortal de un tunecino. En el funeral de la víctima surgieron llamamientos a la venganza, y se registraron enfrentamientos entre residentes e inmigrantes en varios distritos. Según Faouzi Masmoudi, vocero de la fiscalía de Sfax, tres inmigrantes de origen camerunés fueron detenidos como sospechosos del apuñalamiento.

Las detenciones no sirvieron para aplacar la ira de los habitantes, que se vio amplificada por las declaraciones del 4 de julio del presidente Kais Saied, en las que reiteraba que la oleada de migrantes a Túnez es obra de ’grupos criminales’ que pretenden ’perturbar la paz de los tunecinos’, y que ’Túnez no será una tierra de reasentamiento para migrantes’.

Como sugieren las declaraciones de Saied, el gobierno tunecino no está haciendo ningún esfuerzo por proteger a los inmigrantes. Al contrario, la violencia sobre el terreno está siendo atizada por quienes se encuentran en la cúspide del orden político. El discurso racista explícito procede de todos los sectores de la estructura política tunecina, como las acusaciones infundadas de dos diputados de que los inmigrantes están provocando una crisis sanitaria al propagar la tuberculosis. La sección de la Unión General Tunecina del Trabajo en Sfax (UGTT) emitió un comunicado reiterando la acusación de que los inmigrantes están propagando enfermedades infecciosas en Túnez.

Las autoridades están avivando deliberadamente esta crisis y utilizando las tensiones resultantes para llevar a cabo una limpieza étnica de subsaharianos de Sfax mediante detenciones masivas y deportaciones a zonas militarizadas en las fronteras de Túnez con Libia y Argelia. Los subsaharianos visibles están en el punto de mira de las autoridades en masa, independientemente de su situación migratoria. Se calcula que entre 700 y 1.000 inmigrantes, entre estudiantes, trabajadores y niños, han sido expulsados violentamente por la policía tunecina y abandonados en el desierto sin comida ni agua.”

La xenofobia impulsada por el gobierno de Said, que utiliza a las personas migrantes como chivo expiatorio de sus políticas entreguistas y hambreadoras, es una trampa para la clase trabajadora y el pueblo pobre tunecino. Solo la unidad y la organización desde abajo pueden permitir pelear en serio por una salida a la actual crisis que sea favorable a sus intereses. Sacarse de encima a las direcciones burocráticas de los sindicatos que se hacen eco de este discurso que solo favorece al gobierno y al imperialismo es una necesidad de primer orden. Solo de esta manera se podrá cortar la oleada de violencia y avanzar en la conquista de mejores condiciones de vida para toda la población.

Fuente: izquierdadiario.es


Últimas Noticias

“Venezuela no es un país para las deportaciones”

Los datos públicos de la Oficina Federal para Migración y Refugiados (BAMF) indican que de las 3.729 solicitudes presentadas...

Premian relato sobre la experiencia de la migración latinoamericana

Diego Celorio, Elena Mesa, Guillermo Quijas, María Fasce, Jorge Volpi, Silvia Sesé, Adilia de las Mercedes, Sergio Ramírez y Renato...

Disminución de la migración venezolana en Colombia deja un sabor agridulce

Aunque Migración Colombia atribuyó la reducción de la cifra a las políticas del Gobierno Petro, expertos consideran que es...

Migrantes de Haití, hacer vida en la CDMX entre precariedad

Perla Miranda / Marlene Thiele En una cocina improvisada, Beatrice prepara un sancocho haitiano, “como una sopa con harinas”, cuenta...
- Advertisement -spot_imgspot_img

RJM alerta que el flujo migratorio no se detendrá en Centro y Norteamérica

Foto: Red Jesuitas con Migrantes Continental   La Red de Jesuitas con Migrantes identificó condiciones inhumanas de los centros de detención,...

EEUU sanciona a empresas de transporte que facilitan la “migración irregular”

Migrantes caminan hacia una parada de autobús el 21 de febrero de 2024 en el distrito neoyorquino de Brooklyn ©...

Más Vistos

“Venezuela no es un país para las deportaciones”

Los datos públicos de la Oficina Federal para Migración...

Premian relato sobre la experiencia de la migración latinoamericana

Diego Celorio, Elena Mesa, Guillermo Quijas, María Fasce, Jorge...
- Advertisement -spot_imgspot_img

Otras noticiasDestacadas
Recomendadas para ti