ÁfricaEtiopía, la acogida de desplazados en un proyecto del...

Etiopía, la acogida de desplazados en un proyecto del GSF que cambia vidas

-

- Advertisment -spot_img

Nigat Center de Etiopía, de las Misioneras de la Caridad donde acogen a jóvenes madres en el proyecto de la Global Solidarity Fund. Foto Giovanni Culmone / Gsf


 

Se trata de la primera fase del proyecto piloto puesto en marcha en Addis Abeba por el Fondo Mundial de Solidaridad, en cooperación con cinco congregaciones religiosas. Desplazados internos, procedentes del campo y del Tigray en guerra, repatriados de los países árabes del Golfo, refugiados, marginados y niños de la calle de la capital, son acogidos por las Misioneras de la Caridad, el Servicio Jesuita a Refugiados y los Salesianos de Don Bosco, para luego recibir formación y encontrar trabajo.

Alessandro Di Bussolo – Addis Abeba (Etiopía)

Mujeres y hombres desplazados o migrantes de toda Etiopía, personas retornadas tras haber emigrado, refugiados de otros países y personas vulnerables, son los beneficiarios del proyecto piloto lanzado a finales de 2020 en Addis Abeba por el Fondo Mundial de Solidaridad, GSF (Global Solidarity Fund), en colaboración con congregaciones religiosas femeninas y masculinas. El proyecto pretende colaborar con empresas privadas, instituciones y organizaciones internacionales para reforzar el compromiso de las congregaciones con la mejora de la vida de las personas vulnerables. El fenómeno de las personas retornadas es bastante reciente: son etíopes que emigraron a Yemen y regresan a causa del conflicto en el país árabe, pero sobre todo etíopes obligados a volver por los países árabes del Golfo, Arabia Saudí a la cabeza, a causa de las medidas gubernamentales contra los inmigrantes irregulares.

El drama de los retornados, desplazados internos y niños de la calle

Regresan, casi todos, sin nada. El gobierno etíope les da una pequeña cantidad de dinero para volver a casa, pero muchos se quedan en la capital, Addis Abeba. Se unen así a los muchos desplazados internos que se trasladan desde las zonas rurales, para mejorar sus vidas y encontrar trabajo. También están los “niños de la calle”, más de 60.000 en Addis Abeba, que llegan a la ciudad desde todo el país, duermen en alcantarillas o bajo los puentes, roban para comer, esnifan pegamento y a veces se ven obligados a prostituirse para sobrevivir.

Una joven madre con su bebe en el Nigat Center de las Misioneras de la Caridad

Don Berga: están traumatizados, intentamos darles un futuro

El padre Petros Berga, responsable de la Comisión Socio-pastoral de la archidiócesis de Addis Abeba, que coordina el proyecto GSF, y visitador apostólico de los católicos etíopes en Europa, me cuenta que en el aeropuerto, a tres kilómetros del Centro de Formación San Miguel donde me reúno con él, llegan personas expulsadas de Arabia Saudí que han pasado dos años en la cárcel por comprar comida en Yemen, una zona de guerra. Llegan traumatizados”, me dice, “acogemos a todos los que podemos e intentamos devolverles la vida a través de la formación”.

Jóvenes madres acogidas por las Misioneras de la Caridad

Entre los desplazados de las zonas rurales de Etiopía o Tigray, donde un violento conflicto local duró hasta noviembre de 2022, hay muchas mujeres jóvenes, de entre 18 y 25 años, a menudo con embarazos no deseados ya en el séptimo u octavo mes, acogidas por las Misioneras de la Caridad de Santa Teresa de Calcuta, que ofrecen asistencia gratuita en el parto. En la Casa de la Caridad de Addis Abeba, donde dan a luz, permanecen tres meses, y las misioneras aconsejan a las jóvenes sobre cómo cuidarlos. Algunas no quieren quedarse con sus bebés, pero las religiosas de Madre Teresa intentan acompañarlas en un camino de concienciación y preparación para la maternidad que casi siempre lleva a las jóvenes a aceptar ese embarazo inesperado. Después, las religiosas y los asistentes sociales intentan comprender sus intereses y talentos, y las envían a dos centros, creados gracias al proyecto intercongregacional del GSF, donde viven, con sus bebés, durante el periodo de formación.

Una vista del patio del Nigat Center que acoge a 30 mujeres jóvenes.

El “hogar” en el Centro Nigat y la búsqueda de alojamiento

Dependiendo de sus intereses, asisten a cursos de diseño de moda, cocina, cuidado del hogar e informática en el Colegio Mary Help de las Hermanas Salesianas, las Hijas de María Auxiliadora, de marroquinería, fabricación de muebles o diseño gráfico en los Salesianos del Centro Infantil Don Bosco, o de confección de ropa en el Colegio Sitam de las Hermanas Ursulinas. Las 38 jóvenes madres alojadas en el Centro Nigat de las Misioneras de la Caridad con sus hijos, “están inscritas en su mayoría en el curso de diseño de moda del Colegio María Auxiliadora”, me explica Girma Anto Muane, responsable del proyecto GSF para las Misioneras, “y cuando están en clase, sus hijos son cuidados aquí por nosotras. Gracias a la formación que han recibido, pronto encontrarán trabajo en las pequeñas empresas de confección de Addis Abeba, muy necesitadas de mano de obra cualificada. El problema es encontrar alojamiento, porque los alquileres suelen ser demasiado altos en comparación con los salarios. Les ayudamos a encontrar vivienda en tres o cuatro juntas”, me dice Muane, “y les damos alguna ayuda para pagar el alquiler.

Las voces y las historias de Sememu, Derartu y Endashaw

Sememu Hibistu, emigrante interna de Debra Marcos, a 300 kilómetros al noroeste de Addis Abeba, protagonista de nuestro vídeo, ha encontrado alojamiento con otras trabajadoras cerca de la empresa donde trabaja. Porque cada movimiento es más difícil para ella, que perdió una pierna a causa de una infección cuando sólo tenía 11 años. Derartu Karle, natural de Metu, Oromia, a 500 kilómetros al suroeste de la capital, y licenciada en gestión turística, buscó ayuda en las Hermanas de la Madre Teresa tras sufrir violencia y quedarse embarazada. Este año obtuvo su certificación informática Cisco tras un curso en el Mary Help College, trabaja desde hace diez días como codificadora de datos en una escuela de belleza de Lewi y vive en el Centro Nigat con su hija pequeña. Endashaw Tesfaye, la tercera voz del vídeo, que llegó a Addis Abeba en busca de trabajo desde el sur de Etiopía, es decir, desde Sodo, en Wolayta, gracias a las Misioneras de la Caridad y al proyecto GSF, estudió soldadura en el Centro Mekkanissa de los Salesianos de Don Bosco y ahora es supervisor en un laboratorio. Vive solo, hace malabarismos para pagar el alquiler, pero mira al futuro con confianza.

El Don Bosco Children y los niños de Don Angelo

El otro centro de formación de los religiosos salesianos incluido en la red intercongregacional es el Centro de los Niños de Don Bosco, que acoge a migrantes, desplazados internos y niños de la calle que son recogidos casi todas las mañanas en su minibús por Don Angelo Regazzo, ecónomo de la comunidad salesiana de los Niños de Don Bosco, e implicado en el programa de primer contacto “Ven a ver”. “Los emigrantes y los niños no tienen dinero para ir a la escuela o formarse”, me dice Don Yohannes Menghistu, director de la comunidad salesiana, “aquí pueden estudiar desde la mañana hasta las tres de la tarde. Antes, sin embargo, sólo podíamos darles un certificado y ayudarles a buscar trabajo; hoy, gracias al proyecto GSF, tienen muchas más oportunidades laborales en empresas y también se les puede ayudar a abrir su propio negocio”.

Acogida de refugiados en el Centro del JRS en Addis Abeba

En el consorcio de las cinco congregaciones, el Servicio Jesuita a Refugiados (JRS) se encarga de la formación empresarial. Pero el JRS también se ocupa, ante todo, de la acogida de los refugiados que llegan desde los campos de refugiados de los suburbios a Addis Abeba, a su centro en el corazón de la capital, donde encontramos a Alemu Nisrane, responsable de proyectos del GSF para el JRS. “Aquí los refugiados encuentran atención sanitaria de urgencia, sustento, actividades recreativas y cursos de formación inicial e informal en inglés, informática y música”, explica, “y luego les ofrecemos matricularse en cursos de formación profesional impartidos por los otros miembros del consorcio, como el Colegio Mary Help de las Hermanas Salesianas, los centros Don Bosco y Mekkanissa, y el Sitam de las Ursulinas. En cuanto a la formación empresarial y el autoempleo, en el JRS nos encargamos de ello.

Para el futuro, se prevé un único punto de acogida

El proyecto piloto, esperan en el consorcio, debería convertirse ahora en un proyecto definitivo y estructurado “para poder ayudar a las personas que acuden a nosotros de forma muy sistemática”, dice el Padre Petros Berga. Están pensando en “un único punto de coordinación para todos los que acudan a nosotros”, un centro de acogida, para que los inmigrantes que acudan a nosotros puedan saber paso a paso lo que necesitan para pasar por el proceso de formación. También se está preparando la ubicación de este punto de acogida, en un terreno a pocos metros del arzobispado católico de Addis Abeba y de la catedral de la Natividad de la Santísima Virgen María. Estará en un centro de formación dedicado a San Juan Pablo II, y acogerá también nuevos cursos de producción multimedia, instalación de paneles solares, asistencia domiciliaria y enfermería.

Un momento de la reunión intercongregacional en Etiopía.
Fuente: vaticannews.va

Últimas Noticias

Venezuela fue el principal país de origen de los migrantes indocumentados que llegaron a México en 2023

El Instituto Nacional de Migración (INM), que reportó una subida anual de más del 77 % en la migración...

Casi 70.000 migrantes han cruzado el Darién este año

Embarcaciones transportan a migrantes que cruzaron el Tapón del Darién desde Colombia a lo largo del río Tuquesa en...

Por primera vez, la CIDH analizará la migración por efectos del cambio climático en AL y el Caribe

Jorge Burgos La audiencia pública se realizará el jueves 29 de febrero a las 9:00 am hora Washington DC y...

Extranjeros en Perú: ¿Por qué Migraciones denegó más de 35 mil solicitudes de cambio de calidad migratoria y CPP?

Trámite de calidad migratoria de residente. (Foto: Andina)   Durante el 2023, la Superintendencia Nacional de Migraciones realizó un proceso de...
- Advertisement -spot_imgspot_img

Migrantes en América Latina benefician a las economías locales

Gabriela es una empresaria venezolana que dirige un negocio de café y panadería que da empleo a personas locales,...

Migrantes de México aportan 324 mil mdd en impuestos a EU

Ciudad de México. Las aportaciones que más de 37 millones de migrantes mexicanos realizan a la economía de Estados...

Más Vistos

Venezuela fue el principal país de origen de los migrantes indocumentados que llegaron a México en 2023

El Instituto Nacional de Migración (INM), que reportó una...

Casi 70.000 migrantes han cruzado el Darién este año

Embarcaciones transportan a migrantes que cruzaron el Tapón del...
- Advertisement -spot_imgspot_img

Otras noticiasDestacadas
Recomendadas para ti