ÁfricaMagreb: Desplazados, sin permiso a soñar con ser felices

Magreb: Desplazados, sin permiso a soñar con ser felices

-

- Advertisment -spot_img

Guadi Calvo r

Al tiempo que la Unión Europea (UE) sigue intensificando sus operaciones en el
Mediterráneo, para evitar la llegada de más refugiados al continente e imprime mayor
presión política y aporta millones de euros, para que los países emisores, contengan en
sus territorios a los miles de desplazados, que sueñan con la oportunidad de llegar
finalmente a algún punto de la costa europea. Más allá de estos esfuerzos, que
representan miles de millones de euros, el 2022, ha sido el año que mayor cantidad de
migrantes llegaron desde 2016.

Estos refugiados alcanzan la costa sur de Mediterráneo, a riesgo de absolutamente todo,
y de ello son testigos los muertos que con frecuencia son descubiertos en las dunas del
Sahara. Muchos de ellos después de haber transitado miles de kilómetros, desde sus
países de origen, en muchos casos a un alto precio económico y de seguridad,
poniéndose en manos de traficantes, que, frente a cualquier contingencia, son
abandonados con escasa oportunidad de sobrevivencia, en medio del desierto, alejados
de las rutas más transitadas, dado que lógicamente los carteles del tráfico humano,
buscan obviamente escapar del control de las autoridades locales.

Ignorando esta realidad, la UE, solo se preocupa para evitar la llegada de más
refugiados a sus costas, prueba de esto, son los mil millones de euros, que acaba de
otorgar a Túnez para “luchar contra el tráfico y apuntalar la economía en crisis del
país”, tras haber fracasado apenas unos días atrás, otro acuerdo entre el cada vez más
díscolo presidente tunecino Kais Saïed y la UE. (Ver: Túnez, naufragios en el mar y en
la arena).

Túnez, en estos últimos meses, y particular el puerto de Sfax, se convirtió en el
principal centro de irradiación del tráfico de personas de todo el Magreb, superando
incluso a Libia, a donde han llegado, millones de desplazados, debido al desorden
provocado por la guerra civil, como resultado del “éxito” de las operaciones
occidentales contra el coronel Gaddafi, guerra que desde 2011 no se acalla.

En el marco de la crisis migratoria, que lejos de apaciguarse, se incrementa cada día con
el correspondiente aumento de naufragios y obviamente de muertos y desaparecidos,
que hacen prácticamente imposible calcular una cifra cierta. Aunque oficialmente se
reconocen más de 27 mil, desde que se inició la crisis en 2014, solo calculado los
producidos en las tres grandes rutas del Mediterráneo: el eje Marruecos a España o ruta
occidental, la central: Libia o Túnez hacia Italia, la más transitada y finalmente, la ruta
del este, hacia Grecia desde Turquía.

Estos números parciales, tampoco tienen en cuenta, la cada vez más frecuente, travesía
desde el sur de Marruecos, Mauritania y Senegal, hacia el archipiélago español de las
Canarias, ruta donde se viene produciendo constantes naufragios que van dejando
cientos de muertos.

El último de estos accidentes se registró el primero de julio, tras el hundimiento de una embarcación, que había partido desde el puerto de Tan-Tan, en el sur del reino alauita, y que produjo una cincuentena de muertos, cuyas nacionalidades todavía se ignoran; mientras que en otros dos hechos similares habían desaparecido, el once del mes pasado, unos cincuenta marroquíes, provenientes de la ciudad de Agadir, y el día veintiuno de ese mismo mes, otro naufragio, del que fueron rescatados dos cuerpos, mientras, otros cuarenta viajeros siguen desaparecidos.

El cuatro de julio, habían sido rescatados 159 personas, que habían partido una semana antes desde Mbour, (Senegal) rumbo al archipiélago canario, los que de no ser por el rápido
accionar de las autoridades isleñas, estaríamos hablando de una nueva tragedia.

A esta cuenta atroz de muertes, hay que sumarles el número insondable de los
desaparecidos en las arenas del Sahara, perdidos y abandonados por los carteles de
traficantes.
Respecto a las cifras del Mediterráneo, son extremadamente discutibles, ya que si bien
el Proyecto Migrantes Desaparecidos de la Organización Internacional para las
Migraciones (OIM) registra hasta fines de junio unos 25 mil muertos en los naufragios.
Estos datos se basan en cifras oficiales de entidades europeas, ignorando en verdad el
número real.

Siendo, obviamente, esta actividad ilícita, no existen precisiones de las embarcaciones ilegales que parten, de los diferentes puertos o incluso de playas desoladas a escondidas de las autoridades, por lo que se desconoce también, el número que transportan, ni tampoco se reportan, los posibles naufragios de esos viajes.

Por lo que el número de muertos y desaparecidos, sólo producidos en el Mediterráneo,
podría ser ostensiblemente superior al dado por la OIM. Ya que en muchos casos esos
cuerpos nunca se encuentran o las propias autoridades disimulan las cifras para evitar
mayores cuestionamientos.

A punto de que se ha registrado, en más de una oportunidad, que las naves, abocadas a controlar los desplazamientos ilegales en el Mediterráneo, se han negado a contestar los pedidos de ayuda frente a un inminente naufragio.

Cómo se cree, que sucedió el pasado junio en cercanías de las costas griegas, donde
murieron 73 personas, tras hundirse una embarcación, que había partido del puerto libio
de Bengasi, con cerca de 200 pasajeros.
Argelia se suma a la campaña del desprecio.

Negada la posibilidad de continuar los viajes ilegales hacia Europa, de los que muchos
funcionarios locales se benefician dejando hacer a los traficantes, con los obvios

“agradecimientos”, ya que según se presente la oportunidad, cada pasaje, en algunas de
esas naves, puede cotizarse entre ochocientos y los cinco mil euros. Una cifra para la
que los interesados deben trabajar durante años para juntarla, o embargar a sus familias
en préstamos usurarios, los que demorarán años en terminar de pagar, devastando las
economías familiares.

Intentando evitar la llegada de más refugiados y para “sacarse de encima” los que ya se
encuentran en sus países, los gobiernos magrebíes, han iniciado campañas de mayor
control fronterizo y redadas y expulsiones masivas de refugiados, concentrado sus
acciones, fundamentalmente en ciudadanos subsaharianos.

Al igual que Túnez, también Argelia, se encuentra resolviendo la cuestión migratoria de
manera brutal. Mientras, el aumento del racismo contra los negros, alentada desde los
medios de comunicación y convertido en una política de estado por los gobiernos
locales. La vida de los refugiados, especialmente la de los subsaharianos, se ha
convertido en una pesadilla todavía peor a la que tenían, sabiéndose blanco de hordas
xenófobas, que nada han de envidiar a las camisas pardas o Sturmabteilung (S.A.) de
Ernst Röhm.

En el distrito de Safsafa, en los suburbios del sur de Argel, la capital del país, donde se
han instalado, miles de refugiados, las razzias policiales, que van en constante aumento,
ya ha sido desmantelados, gran parte de estos refugios improvisados, donde miles de
personas viven hacinaban, sin ningún tipo de posibilidades de acceder a controles
médicos, mientras sus condiciones de salud se agravaban, dadas paupérrimas
condiciones sanitarias sin baños, ni agua potable, mientras están a la espera de poder
continuar su viaje o conseguir algún trabajo.

En estos sitios viven miles de malíes, nigerianos y burkineses, entre otras
nacionalidades, que han llegado escapando fundamentalmente de la violencia terrorista
de sus países, que tiene a la población masculina joven, como un objetivo clave, para ser
reclutados a la fuerza, por las poderosas khatibas terrorista que operan en esos países
como Jama’at Nasr al-Islam wal Muslimin o GSIM (Grupo de Apoyo al Islam y a los
Musulmanes) tributario de al-Qaeda en el Estado Islámico para el Gran Sahara, o los
nigerianos Boko Haram o el Estado Islámico en África Occidental (ISWAP), entre tanto
otros grupos que se extienden en una gran cantidad de países del continente.

Los migrantes, recién expulsados de Safsafa, se ha vuelto a instalar, sus chabolas, un
Hasnaoua, en los suburbios del sur de Tizi-Ouzou, sabiendo que la próxima
relocalización, muy posiblemente, sea a Tamanrasset, en el extremo sur de Argelia, y
desde allí llevados a la frontera con Níger.

Desde donde para llegar al primer sitio poblado, que es Assamakka, tendrá que caminar unos quince kilómetros por el medio de la nada, con temperaturas ecuatoriales, unos quince kilómetros, donde son clasificación, antes de ser deportado a sus países, ya que Argelia no discrimina por nacionalidades y expulsa sin ningún orden a cualquier inmigrante hacia Tamanrasset. (Ver: Níger: Los fantasmas de Assamakka)

Dado un acuerdo entre Argel y Niamey, Argelia ya ha devuelto a Níger a más de once
mil personas entre enero y abril de 2023, operaciones que se venían realizando desde
2018, a un transporte semanal, y que, dada las presiones europeas, estos traslados se han
reactivado de manera exponencial.
De todas formas, muchos de los expulsados, pasado un tiempo, intentan, llegar primero
a Assamakka, para seguir rumbo al norte, una vez, en junio último, en esa ciudad
nigerina, ya se contabilizaban cerca de diez mil subsaharianos, con la intención de volver a Argelia una vez más, para intentar conseguir el permiso de soñar con la
felicidad.

*Guadi Calvo es escritor y periodista argentino. Analista Internacional especializado en
África, Medio Oriente y Asia Central. En Facebook:
https://www.facebook.com/lineainternacionalGC.

Fuente: resumenlatinoamericano.org


Últimas Noticias

¿Qué países acogen más refugiados?

Irán, Turquía y Jordania han recibido a más de tres millones de refugiados cada uno. El 69% se establece...

5 películas para honrar la vida de los refugiados

Cada día alrededor del mundo, millones de personas se ven forzadas a huir de sus hogares por conflictos o...

32 migrantes, entre ellos 16 venezolanos, rescatados en la isla de San Andrés

Cuatro de los migrantes eran menores de edad y uno tenía "limitaciones de movilidad", dijo la Armada de Colombia...

Colombia regulariza a tutores de niños migrantes venezolanos

Migrantes venezolanos llegan a Colombia.   Colombia busca dar permiso de permanencia en el territorio a adultos que no se acogieron...
- Advertisement -spot_imgspot_img

América Latina: 23 millones de refugiados, desplazados y apátridas ponen a la región en emergencia

Foto: Archivo El País   Los datos surgen del informe anual de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR)...

3 gráficos que muestran el aumento histórico de refugiados en el mundo (y cuáles son las cifras en América Latina)

FUENTE DE LA IMAGEN,AFP. Pie de foto,Niñas desplazadas del conflicto en Siria en el campamento al-Yunani   120 millones de personas...

Más Vistos

¿Qué países acogen más refugiados?

Irán, Turquía y Jordania han recibido a más de...

5 películas para honrar la vida de los refugiados

Cada día alrededor del mundo, millones de personas se...
- Advertisement -spot_imgspot_img

Otras noticiasDestacadas
Recomendadas para ti