OpiniónRacismo y xenofobia guían las políticas migratorias: Ana Mercedes...

Racismo y xenofobia guían las políticas migratorias: Ana Mercedes Saiz

-

- Advertisment -spot_img

Por Diego Badillo

México debe entender que forma parte del corredor migratorio más importante del mundo y cambiar el enfoque de sus políticas públicas en la materia, por uno que permita evitar que miles de personas queden atrapadas en sus fronteras, expone la autora del libro “Vidas desplazadas. La migración en México”

En entrevista, la coordinadora del libro “Vidas desplazadas. La migración en México”, editado por Debate, señala que México se ha vuelto un colaborador de las políticas migratorias de Estados Unidos.

México debe entender que forma parte del corredor migratorio más importante del mundo y cambiar el enfoque de sus políticas públicas en la materia, por uno que permita evitar que miles de personas queden atrapadas en sus fronteras, menciona.

La especialista enfatiza que la migración es un fenómeno global. “Debemos entender a las personas que migran, no como una masa homogénea, sino con problemáticas diversas y complejas”.

El libro, en el que participan 18 académicos y expertos en el tema, ofrece un mosaico que ayuda a entender la dinámica migratoria, partiendo de una visión global, aunque con énfasis en la dinámica regional.

—Ofrece la oportunidad de tener un acercamiento a grandes expertos del tema de la migración.

Tiene muchos temas específicos. Por ejemplo, hay un capítulo dedicado a la migración de niñas y niños, otro analiza la relación binacional México-Estados Unidos, otro de la frontera norte, otro habla de las mujeres migrantes.

Es una lectura obligada, si queremos, tener un panorama general de lo que está pasando en este tema en nuestra región.

Es un asunto complejo.

El Pacto Mundial de Migración es una buena hoja de ruta. México fue el promotor y, por ejemplo, el objetivo 13, es la no detención migratoria, pero estamos rompiendo récords en personas detenidas en estaciones migratorias.

Está bien explicado en el libro, que la relación con Estados Unidos es muy estrecha en materia comercial, seguridad y siempre el asunto de la migración ha sido como una moneda de cambio.

—¿La solución al problema de la migración debe ser construida entre México y Estados Unidos?

—No, nada más. Justo también el libro ayuda a entender eso. Se trata de un fenómeno global.

Tenemos que comprender que las causas por las que están migrando las personas y el objetivo de que tienen de llegar, tal vez a Estados Unidos o a México, pues obedecen a muchas razones.

Es, justamente, abrir estas vías regulares y armar las políticas migratorias, de una manera regional, pero estando conscientes de la realidad del mercado laboral, la realidad demográfica, la realidad de violencia y la persecución que puede haber en algunos países, Entender a las personas que migran del sur al norte, no como una masa homogénea, sino con problemáticas diversas y complejas.

—¿Tomando en cuenta el tamaño de la población, del territorio y de su economía, México puede atender más migrantes de los que atiende, por ejemplo, solicitantes de refugio?

El libro ayuda a dimensionar el asunto. En un país de 126 millones de habitantes, como es México, pues no debería de suponer ningún problema, si estuviéramos preparados y conscientes que somos el corredor migratorio más importante del mundo.

Eso es lo que provocó una crisis y puede reventar las capacidades de un municipio o de una ciudad pequeña.

Pero, si le diéramos a las personas una oportunidad real de tener documentos, de pedir asilo, o bien de hacer un trámite de regularización migratoria, tal vez por oferta laboral, creo que podríamos potenciar mucho el beneficio que podrían traer estas personas y podríamos dejar de generar estas crisis por el miedo, la xenofobia y la discriminación.

En México, solo el 2% de la población son personas extranjeras, según el censo de población, y la mayoría de ellas son estadounidenses. O sea, binacionales, hijos de, tal vez nacidos en Estados Unidos, de personas que en algún momento estuvieron allá.

—¿Es posible darle la vuelta al problema y convertirlo en una oportunidad?

Es que se vuelve un problema con este tipo de gestión que se está implantando, pero no debería de ser un problema.

Las migraciones siempre han existido, han forjado las civilizaciones. Es como una característica de los seres humanos.

—¿Hay elementos que permitan pensar que estamos en la ruta correcta para solucionar el problema?

Bueno, al estar el tema tan politizado y en la puerta de las elecciones, tanto en México como en Estados Unidos, se vuelve un asunto difícil de tratar de manera objetiva.

Sí, tenemos todas las respuestas, como en el Pacto Mundial (para las migraciones), nuestras leyes, incluso las convenciones internacionales, pero insistimos en ir generando estas barreras que lo que hacen es que las personas se vean desesperadas y tengan que usar traficantes de personas, que tengan que hacer esos cruces de manera indocumentada, poniéndose en riesgo, justamente porque no hay una política migratoria que responda a la realidad, sino a las fantasías y miedos que existen en las personas que toman las decisiones.

Lo que hemos visto en México, sobre todo cuando vamos a los albergues de la frontera norte o incluso en estas tristísimas tragedias, es que, más o menos la mitad son personas mexicanas. Igual ocurre en los cruces y las detenciones en la patrulla fronteriza norteamericana.

En México estamos viviendo un desplazamiento forzoso yo me atrevería a decir que sin precedentes.

Solo algunos estados, como Guerrero o Chiapas, tienen una ley de desplazamiento forzado, en cambio, no hemos logrado hacer una ley nacional y, por lo tanto, no hay cifras claras de la dimensión del problema que tenemos de desplazamiento interno.

Fuente: eleconomista


Últimas Noticias

“Venezuela no es un país para las deportaciones”

Los datos públicos de la Oficina Federal para Migración y Refugiados (BAMF) indican que de las 3.729 solicitudes presentadas...

Premian relato sobre la experiencia de la migración latinoamericana

Diego Celorio, Elena Mesa, Guillermo Quijas, María Fasce, Jorge Volpi, Silvia Sesé, Adilia de las Mercedes, Sergio Ramírez y Renato...

Disminución de la migración venezolana en Colombia deja un sabor agridulce

Aunque Migración Colombia atribuyó la reducción de la cifra a las políticas del Gobierno Petro, expertos consideran que es...

Migrantes de Haití, hacer vida en la CDMX entre precariedad

Perla Miranda / Marlene Thiele En una cocina improvisada, Beatrice prepara un sancocho haitiano, “como una sopa con harinas”, cuenta...
- Advertisement -spot_imgspot_img

RJM alerta que el flujo migratorio no se detendrá en Centro y Norteamérica

Foto: Red Jesuitas con Migrantes Continental   La Red de Jesuitas con Migrantes identificó condiciones inhumanas de los centros de detención,...

EEUU sanciona a empresas de transporte que facilitan la “migración irregular”

Migrantes caminan hacia una parada de autobús el 21 de febrero de 2024 en el distrito neoyorquino de Brooklyn ©...

Más Vistos

“Venezuela no es un país para las deportaciones”

Los datos públicos de la Oficina Federal para Migración...

Premian relato sobre la experiencia de la migración latinoamericana

Diego Celorio, Elena Mesa, Guillermo Quijas, María Fasce, Jorge...
- Advertisement -spot_imgspot_img

Otras noticiasDestacadas
Recomendadas para ti