América NorteSin otro lugar adonde ir, más de 100 inmigrantes...

Sin otro lugar adonde ir, más de 100 inmigrantes duermen cada noche en el aeropuerto de San Diego antes de sus vuelos.

-

- Advertisment -spot_img

Migrantes venezolanos pasan la noche sobre cobijas en el Aeropuerto Internacional de San Diego, el viernes, mientras esperan su vuelo. (Sandy Huffaker/The San Diego Union-Tribune)


 

Aunque las pernoctaciones han sido habituales en el último año, el número de inmigrantes que pasan 24 horas o más en el aeropuerto ha aumentado considerablemente en las últimas semanas.

Joel Velasco Salazar y sus dos amigos estaban en un rincón de la Terminal 2, con sus pocas pertenencias en la mano y preparándose para pasar una larga e incómoda noche en el Aeropuerto Internacional de San Diego. Otros descansaban en las sillas y en el suelo a su alrededor.

Formaban parte de los más de 100 migrantes que cada noche han dormido en el aeropuerto durante la última semana tras cruzar la frontera entre Estados Unidos y México y ser procesados por la Patrulla Fronteriza. Ahora, intentan continuar su viaje para ser recibidos por amigos y familiares en ciudades de Estados Unidos.

Los tres ecuatorianos no tenían ni cobijas ni almohadas. Y una cena tardía parecía imposible mientras permanecían junto a una tienda de panecillos que había cerrado a las 9 p.m. y un quiosco de prensa cerrado.

“Necesitamos comida”, dijo uno de los compañeros de viaje de Salazar.

Muchos inmigrantes llegan al aeropuerto varias horas antes de la hora prevista de salida de sus vuelos, a veces varios días. Algunos llegan sin boleto, según los grupos de ayuda. Dado que se espera que las próximas vacaciones hagan que el aeropuerto esté aún más concurrido, además de las obras en curso en la Terminal Uno, los grupos dicen que están buscando formas de agilizar el proceso de viaje de los migrantes y garantizar su seguridad, especialmente porque su número ha aumentado significativamente en las últimas semanas.

La familia Piovet, procedente de Cuba, se sienta en el Aeropuerto Internacional de San Diego
La familia Piovet, procedente de Cuba, se sienta en el Aeropuerto Internacional de San Diego el viernes por la noche. (Sandy Huffaker/For The San Diego Union-Tribune)

Muchos de los inmigrantes son dejados en el aeropuerto por SBCS, una organización sin ánimo de lucro que coordina multitud de servicios junto con otras organizaciones sin ánimo de lucro en el principal centro de acogida de inmigrantes de la región, en el centro de San Diego. Allí, los migrantes reciben servicios básicos como comida, agua y Wi-Fi antes de continuar su camino.

Otros pueden tomar su propio transporte hasta el aeropuerto.

“La mayoría de las personas a las que dejan tienen un lugar al que ir y conocen a alguien, así que la mayoría acaba en el aeropuerto”, explica Krystle Johnson, voluntaria de We All We Got, un fondo de ayuda mutua que asiste a los migrantes en el aeropuerto desde septiembre. “Pero a veces hay confusión, y la gente dice que tiene un vuelo pero lo que quieren decir es que están esperando dinero para conseguir su vuelo, y el aeropuerto es solo un lugar realmente confuso”.

Entre 100 y 200 inmigrantes durmieron en el aeropuerto cada noche de la semana pasada, según el Immigrant Defenders Law Center, que ha intentado contar el número de personas cada día, aunque algunas noches obtiene una estimación. El viernes por la noche había al menos 100 migrantes y 133 el sábado, incluidos 10 niños. Aunque la organización no obtuvo el recuento del domingo, por la noche se distribuyeron al menos 145 comidas.

Una noche de la semana pasada, al menos 220 migrantes durmieron en el aeropuerto.

El número de niños y mujeres migrantes que llegan al aeropuerto preocupa a los grupos de ayuda. Los niños se consideran una de las poblaciones vulnerables que suelen enviarse a servicios de acogida como los que gestionan Jewish Family Service y Catholic Charities de San Diego.

En septiembre, Johnson dijo que los voluntarios vieron por primera vez entre 30 y 40 migrantes durmiendo en el aeropuerto cada noche. En las últimas semanas, sin embargo, el número ha aumentado, primero a alrededor de 60 cada noche, pero luego más en las últimas semanas.

“Ha crecido exponencialmente, y no sabemos muy bien por qué”, afirma Johnson. “Casi se está convirtiendo en un segundo centro (de acogida de inmigrantes) porque hay mucha gente allí”.

We All We Got, junto con el grupo de ayuda mutua Detention Resistance, deja comida, agua y kits de higiene para los migrantes por la mañana y por la noche. Immigrant Defenders Law Center también ha empezado a trabajar este mes para ofrecer a los inmigrantes asistencia en sus viajes, como imprimir sus boletos, orientarse en el aeropuerto y encontrar un lugar seguro para dormir.

Immigrant Defenders Law Center afirma que el aeropuerto les ha ayudado a conseguir un espacio para prestar servicios a los inmigrantes cerca de la zona de facturación de la Terminal Uno, así como un lugar para almacenar suministros como botellas de agua.

Sin embargo, en lugar de permanecer en un lugar centralizado del aeropuerto, los migrantes están durmiendo en ambas terminales, instalados en sillas o junto a las paredes.

Refugio en el aeropuerto

SBCS, la organización sin ánimo de lucro que administra el centro de acogida de San Diego, pone en marcha varios autobuses diarios para trasladar a los inmigrantes desde el centro hasta el aeropuerto.

Mindy Wright, portavoz de SBCS, explica que, antes de dirigirse al aeropuerto, el personal del centro exige a los inmigrantes la confirmación de que tienen un vuelo reservado y programado para ese día o el siguiente.

El centro de inmigrantes de SBCS no ofrece servicios de acogida in situ, pero la organización sin ánimo de lucro afirma que ayuda a coordinar el alojamiento nocturno de los inmigrantes que puedan necesitar un lugar donde quedarse al final del día, aunque el objetivo es que los inmigrantes encuentren y paguen su propio lugar para dormir.

También colabora con iglesias locales, grupos comunitarios y hoteles donde los migrantes pueden pasar la noche, explica Wright.

Algunos inmigrantes también pueden optar por buscarse su propio camino al aeropuerto, ya sea desde el centro de acogida, desde las estaciones de procesamiento de la Patrulla Fronteriza o si se han alojado en otro lugar de San Diego.

Mabel Benavedes viajó desde Cuba con su hijo, su sobrino y su primo. Llegaron a San Diego el viernes por la mañana y dijeron que tomaron un taxi desde San Ysidro directamente al aeropuerto después de ser procesados.

Los viajeros tenían un vuelo reservado para el sábado por la mañana con destino a Tampa, Florida, donde vive la mayor parte de su familia.

La familia Benavedes de Venezuela intenta ponerse cómoda mientras esperan los vuelos en el suelo.

Salazar y sus amigos, Franklin Guhming y Ernesto Alonso Yupanqui Naula, dijeron que la Patrulla Fronteriza los dejó en el aeropuerto.

La Patrulla Fronteriza no respondió a las preguntas sobre el procesamiento y los traslados de los inmigrantes.

Los tres hombres dijeron que salieron de Ecuador por razones financieras; era difícil encontrar trabajo y mantener a su familia, dijo Salazar.

“En Ecuador no se puede vivir”, añadió Yupanqui Naula.

El trío se hizo amigo en el viaje desde Sudamérica, aunque ahora Guhming y Yupanqui Naula viajan a Texas, mientras que Salazar va a Nueva York.

En un momento dado, los tres hombres pidieron ayuda a los transeúntes para la logística de sus vuelos y fueron asistidos por dos viajeras.

Las pernoctaciones de migrantes son habituales en el aeropuerto desde hace al menos un año.

“Desde finales del año pasado, el Aeropuerto Internacional de San Diego ha experimentado un aumento significativo en el número de migrantes que utilizan el aeropuerto para dirigirse a su próximo destino”, dijo el aeropuerto en un comunicado. “Hemos coordinado y seguiremos coordinando con los grupos de voluntarios que sirven a los migrantes y las organizaciones sin fines de lucro a medida que ayudan a sus clientes a navegar por el aeropuerto”.

El aeropuerto no respondió a las preguntas del Union-Tribune sobre si la situación actual está afectando a otros viajeros en el aeropuerto.

Agilizar el proceso

El Immigrant Defenders Law Center está pensando en formas de hacer el proceso más eficiente para los inmigrantes, dijo la abogada mánager Paulina Reyes.

Los viajeros deben esperar cuatro horas antes de pasar por el control de seguridad de la TSA para esperar en las puertas de embarque de sus vuelos. Reyes dijo que Immigrant Defenders Law Center se está comunicando con el aeropuerto para acortar ese lapso de tiempo para que los migrantes puedan llegar a su puerta —donde hay más asientos disponibles y opciones de comida ubicadas cerca de las puertas— más rápido.

“No es cómodo (para los inmigrantes). El aeropuerto no está equipado para que la gente pase la noche de esa manera”, dijo Reyes.

Reyes dijo que unas 20 personas llegan al aeropuerto cada día sin tener siquiera un vuelo reservado. Al final del día, alrededor de la mitad de ellos encuentran un vuelo, pero Immigrant Defenders Law Center ha identificado algunos casos únicos, incluyendo algunos en los que las personas se han quedado tres o cuatro noches en el aeropuerto mientras esperan que su vuelo sea comprado por un familiar.

Otros tienen un vuelo reservado, pero no sale hasta dentro de unos días.

Kenny Ramírez y su compañero, ambos venezolanos, descansan en una fila de sillas.

Más de 40 mil migrantes han sido procesados por la Patrulla Fronteriza y puestos en libertad en el condado de San Diego desde mediados de septiembre, y los grupos sin ánimo de lucro y las organizaciones de ayuda han tenido dificultades para hacer frente a la demanda de recursos.

Las dos organizaciones sin ánimo de lucro que suelen dar cobijo y asistencia a los migrantes que viajan tienen una capacidad limitada y están acogiendo solo a las poblaciones más vulnerables, como ancianos, enfermos, mujeres y niños pequeños y miembros de la comunidad LGBTQ.

Jewish Family Service, que administra el centro de acogida para solicitantes de asilo de la Red de Respuesta Rápida de San Diego, afirma que dispone de espacio en su centro de viajes para que 77 personas duerman cada noche antes de sus vuelos.

Caridades Católicas de San Diego también ayuda a los inmigrantes a conseguir vuelos y los acompaña al aeropuerto, a través de los controles de seguridad y hasta la puerta de embarque.

Vino Pajanor, director general de Catholic Charities, se mostró preocupado por los elevados costos de los viajes de los inmigrantes en vísperas de las fiestas navideñas. Aunque muchos inmigrantes conocen su destino final y pueden reservar un vuelo, dice, Catholic Charities ayuda a conseguir financiación para los que necesitan ayuda con la compra del vuelo.

“Lo hemos visto en los últimos dos o tres años que hemos hecho esto. Los precios de los boletos suben como la espuma”, afirma.

Es probable que el transporte público que muchos voluntarios utilizan para ir al aeropuerto a ayudar a los inmigrantes que esperan —a menudo cargando con 100 o 200 sándwiches- aumente de actividad a medida que se acerquen las vacaciones, dijo Johnson, de We All We Got.

El personal del Immigrant Defenders Law Center espera empezar a acompañar a los inmigrantes a través de los controles de seguridad y hasta las puertas de embarque, como hacen Jewish Family Service y Catholic Charities, para ayudar a agilizar el proceso.

“Estamos tratando de averiguarlo”, dijo Reyes. “Nuestro mayor objetivo es asegurarnos de que la gente esté segura y tenga alimentos y cubiertas necesidades básicas”.

Fuente: sandiegouniontribune


Últimas Noticias

“Venezuela no es un país para las deportaciones”

Los datos públicos de la Oficina Federal para Migración y Refugiados (BAMF) indican que de las 3.729 solicitudes presentadas...

Premian relato sobre la experiencia de la migración latinoamericana

Diego Celorio, Elena Mesa, Guillermo Quijas, María Fasce, Jorge Volpi, Silvia Sesé, Adilia de las Mercedes, Sergio Ramírez y Renato...

Disminución de la migración venezolana en Colombia deja un sabor agridulce

Aunque Migración Colombia atribuyó la reducción de la cifra a las políticas del Gobierno Petro, expertos consideran que es...

Migrantes de Haití, hacer vida en la CDMX entre precariedad

Perla Miranda / Marlene Thiele En una cocina improvisada, Beatrice prepara un sancocho haitiano, “como una sopa con harinas”, cuenta...
- Advertisement -spot_imgspot_img

RJM alerta que el flujo migratorio no se detendrá en Centro y Norteamérica

Foto: Red Jesuitas con Migrantes Continental   La Red de Jesuitas con Migrantes identificó condiciones inhumanas de los centros de detención,...

EEUU sanciona a empresas de transporte que facilitan la “migración irregular”

Migrantes caminan hacia una parada de autobús el 21 de febrero de 2024 en el distrito neoyorquino de Brooklyn ©...

Más Vistos

“Venezuela no es un país para las deportaciones”

Los datos públicos de la Oficina Federal para Migración...

Premian relato sobre la experiencia de la migración latinoamericana

Diego Celorio, Elena Mesa, Guillermo Quijas, María Fasce, Jorge...
- Advertisement -spot_imgspot_img

Otras noticiasDestacadas
Recomendadas para ti