EuropaAlemania: refugiados ucranianos en "pueblos fantasmas"

Alemania: refugiados ucranianos en “pueblos fantasmas”

-

- Advertisment -spot_img

Casas abandonadas en el “pueblo fantasma” de Morschenich.Imagen: Daniela Natalie Posdnjakov/DW


Natalie Posdnjakova

En el occidente de Alemania, en la zona minera, refugiados ucranianos son alojados en localidades abandonadas que iban a ser derribadas para explotar carbón. Un reportaje de DW.

En el oeste de Alemania , en el estado federado de Renania del Norte-Westfalia, se encuentran las tres grandes explotaciones mineras a cielo abierto Inden, Hambach y Garzweiler, donde la compañía energética RWE extrae carbón.

En los alrededores, hay localidades abandonadas desde hace meses e incluso años. RWE indemnizó a los habitantes, que fueron trasladados a otros lugares. En un principio, el gigante energético planeaba derribar los “pueblos fantasmas” para explotar carbón. Sin embargo, como consecuencia del abandono del carbón acordado por el gobierno alemán, el futuro de estos pueblos es incierto.

“No nos quejamos”

Morschenich y Manheim son dos “pueblos fantasmas” cerca de Hambach. En Manheim, hay calles enteras con casas, donde las ventanas están cerradas con maderas y clavos. El asfalto tiene grietas y las lámparas de las calles están rotas. También las ventanas de la iglesia católica en el centro de la localidad están tapiadas con madera.

Algunas casas en buen estado están cercadas con alambre de púas. Un letrero señala que se trata de la propiedad de RWE. Un conejo cruzando corriendo la calle y un faisán se pasea por el alto pasto junto a una antigua estación de autobús.  

A primera vista, el “pueblo fantasma” de Morschenich parece estar vacío. Sin embargo, en las puertas de varias casas se pueden ver pequeños letreros con apellidos ucranianos y árabes.

En una de las casas vive una joven pareja ucraniana desde diciembre de 2022. La antigua casa privada se ha convertido en un albergue para refugiados del Donbás y de Siria.

“No nos quejamos. Tenemos electricidad, agua, calefacción, incluso Internet y telefonía móvil”, dice Denis, quien no quiere revelar su verdadero nombre. “Podemos hablar a Ucrania. Cada semana vienen representantes de la administración municipal y nos ayudan con los documentos. Recibimos altas prestaciones sociales, lo único que todavía no hemos recibido son cursos de idioma”, cuenta a DW.

A la pareja no parece molestarle que no haya farmacias o médicos en la localidad. Julia, la esposa de Denis, dice que con su propio auto va de compras al pueblo vecino. Junto a la casa está estacionado un auto con placas ucranianas.

“Cuando llegamos, no sabíamos nada. Más tarde, nos explicaron de qué tipo de pueblo se buscó. Pero en Ucrania estuvimos tres meses bajo fuego y aquí hay paz”, agregan, y señalan el bosque que comienza del otro lado del campo detrás de una valla. “Ahí viven activistas ambientales, construyeron casas en los árboles. A veces los vemos, pero no nos molestan”, dice Denis, quien asegura que una vez por semana viene la policía a ver si todos se encuentran bien.

En declaraciones a DW, la compañía RWE confirma que, de acuerdo a los planes más recientes, el pueblo de Morschenich ya no será derribado, puesto que se cerrará la explotación a cielo abierto.

De colegio a albergue de refugiados

Las localidades de Kuckum y Keyenberg son otros dos “pueblos fantasmas” en los que han sido alojados refugiados. Delante del edificio del antiguo colegio, un grupo de personas descansa sobre sillas. “Vivimos aquí. Venimos de Siria”, dice un hombre.

Todavía funciona el transporte público en autobús. Una panadería abre pocas horas durante algunos días de la semana. Casi todas las tiendas estan vacias, pero la central de bomberos sigue operando. Algunas casas incluso siguen estando habitadas.

“Sí, aún quedan habitantes en Keyenberg, pero cerca del 80 por ciento se mudó después de recibir su indemnización”, explica Irina Becker, del partido conservador CDU en Bochum.

“Quizás nos quedemos”

Una familia ucraniana de Keyenberg asegura que se siente muy a gusto ahí. Al principio, admito, se asustó al ver este lugar. “Pero aquí es mejor que estar acostado en camillas en un gimnasio”, como otros refugiados ucranianos, agrega.

Mientras dure la guerra, la familia no quiere regresar a Ucrania. Incluso no descarta quedarse tras el fin de la guerra: “Veremos, de momento, todo está bien. El pueblo no será derribado, quizás nos quedemos, si nos dejan”.

Fuente: Dw.


Últimas Noticias

Venezolanos obligados a comenzar de nuevo ante inundaciones en Brasil: «Yo no iba a dejar a mi perro»

Carina González, quien huyó de su vivienda con el agua hasta el pecho, optó por dejar su mochila con...

Inundaciones en Brasil: construirán cuatro “ciudades temporales” para los desplazados en Rio Grande do Sul

Varias personas viajan en un barco en una zona inundada en el centro de Porto Alegre, estado de Rio...

“Creo que el prejuicio contra los migrantes colombianos y venezolanos en Chile tiene que ver con el delito”: funcionario de CEP

El investigador Mauricio Salgado explicó el estudio del Centro de Estudios Público (CEP) de Chile sobre la migración en...

Más de 2 mil refugiados venezolanos están afectados por las inundaciones en Brasil

Unos 21 000 refugiados venezolanos, que han huído de la crisis en su país, están afectados por las inundaciones...
- Advertisement -spot_imgspot_img

La migración infantil por la selva del Darién crece un 40 % y se encamina a nuevo récord

Ciudad de Panamá, 15 may (EFE).- Más de 30.000 menores y adolescentes atravesaron la selva del Darién, la peligrosa...

Uruguay brinda “residencia por arraigo” a miles de migrantes

Omar Paganini subrayó que esta figura legal rige solamente para quienes ya se encuentren en el país en situación...

Más Vistos

- Advertisement -spot_imgspot_img

Otras noticiasDestacadas
Recomendadas para ti