EuropaEl largo viaje de los migrantes bangladeshíes a Europa:...

El largo viaje de los migrantes bangladeshíes a Europa: “Experimentar Libia fue terrible”

-

- Advertisment -spot_img

Un trabajador prepara sushi en un restaurante de Palermo.KATE STANWORTH


 

Son la segunda nacionalidad que llega por mar hasta las costas de Italia, donde trabajan como ‘riders’ o en las cocinas de restaurantes

Aktar tiene 19 años y está a más de 7.000 kilómetros de su casa. Salió de su hogar, en Shariatpur, un distrito de Daca (la capital de Bangladesh) con 17 y sin decirle nada a sus padres. “Mi sueño era alcanzar Europa”, dice. Hoy vive en Palermo, donde trabaja como repartidor para una popular app de entrega de comida a domicilio.

Al principio, intentó emigrar de forma legal para reunirse con sus primos y tíos en Venecia. “En Bangladesh no hay futuro, así que quería irme a toda costa. Al principio había intentado llegar a Italia legalmente, con un patrocinador, pero al final no fue posible y tuve que elegir esta vía”, cuenta. La vía clandestina resultó ser un via crucis que atravesaba la violenta y convulsa Libia. “Fue muy difícil. Sufrí mucho… Pero ahora estoy aquí y quiero crecer”, confiesa.

Era menor cuando contactó junto a un amigo con un traficante, un ‘dalal’, que les llevó a Dubai y de ahí a Libia, desde donde alcanzarían Europa. En estas dos primeras paradas pagaron 4.000 euros y usaron pasaportes falsos. Aktar aparecía como que tenía 21 años, cuando en realidad acababa de cumplir 17. Nada más aterrizar en Bengasi, los traficantes libios confiscaron su pasaporte.

“Después de aterrizar ocurrieron muchas cosas, incluso la policía son criminales allí, son todos dalal. Nada más aterrizar nos quitaron los pasaportes y nos llevaron a un centro, donde estuve ocho días; después nos trasladaron a Trípoli”, recuerda. Eran en realidad centros de detención.

“Experimentar Libia fue lo más terrible, ni siquiera tuve miedo durante la travesía por mar, comparado con lo que había sentido en Libia. En medio del mar, sabía que la muerte estaba cerca, podía verlo con mis propios ojos. Cuando el barco se rompió y el agua entraba por los agujeros que se habían formado, mucha gente gritaba, cada uno decía una cosa diferente, lloraban. Pero yo estaba tranquilo, si la muerte estaba allí, no podía hacer nada”, relata.

Pero llegó a tierra, desembarcó en Sicilia en octubre de 2021 y en Italia pudo ir a clases, obtener un certificado de estudios y aprender italiano. El problema es que para entonces tenía una deuda que pagar a los traficantes: 8.000 euros. Hoy trabaja como ‘rider’. Como no tiene papeles, comparte la cuenta de repartidor en las apps con otro compañero. “En la app hay que mostrar tu foto; yo uso la cara de mi amigo”, explica.

Es algo frecuente entre la comunidad bangladeshí. Según diversas informaciones hay un mercado ilícito alrededor de las aplicaciones de ‘delivery’ en Palermo, algunos ‘riders’ alquilan su cuenta a trabajadores indocumentados, incluidos menores, con acuerdos que se alcanzan a través de las redes sociales.

Las estimaciones de la ONU indican que entre 450.000 y 500.000 inmigrantes trabajan en el sector alimentario italiano, aproximadamente la mitad de la mano de obra de la industria, y es el sector en el que encuentran empleo la mayoría de los recién llegados. Los datos también indican que es el área laboral con mayor proporción de trabajadores inmigrantes indocumentados en Italia.

La cobertura mediática europea sobre migración se ha centrado en gran medida en los africanos subsaharianos que emprenden el peligroso viaje en barco a través del Mediterráneo hasta Italia. Sin embargo, la difícil situación de los bangladeshíes, el segundo grupo más numeroso que llega a las costas del país después de los tunecinos, ha pasado inadvertida.

En los últimos años, miles de bangladeshíes han ido a parar a Sicilia en su búsqueda de una vida mejor. Se calcula que solo en Palermo viven entre 10.000 y 15.000 nacionales de este país asiático. Sin embargo, muchos de ellos son explotados, y muchos son contratados para trabajar en la industria alimentaria en pésimas condiciones. Muchos, incluidos menores e indocumentados, faenan en terribles condiciones laborales. Se enfrentan a redes delictivas que se aprovechan de su duro trabajo y de su desesperación, en un país sin salario mínimo nacional. No tienen protección laboral ni acceso a sindicatos, lo que significa que las empresas alimentarias tienen vía libre para abusar de ellos.

“Trabajo siete días a la semana y gano 60 euros al día”. Yusuf tiene 28 años y es también de Bangladesh. Trabaja en Palermo como repartidor de una conocida empresa de ‘delivery’. Es una tarde soleada en el centro histórico de la ciudad siciliana, donde decenas de jóvenes migrantes bangladeshíes como Yusuf se mueven en bicicletas y motos repartiendo comida de solicitados restaurantes. Dentro de las cocinas, otros compatriotas trabajan largas jornadas por un sueldo escaso en los restaurantes de sushi y poke, que se han convertido en la última moda en la ciudad y viven un ‘boom’.

Yusuf llegó a Italia hace ocho años, pero su destino final es Reino Unido, donde espera poder ir con un visado en diciembre. Allí tiene una hermana con la que reunirse. En Bangladesh dejó a su madre, un hermano de 20 años y una hermana de 16, a los que cada mes manda dinero. “Primero volé de Bangladesh a Irán, luego crucé Turquía, Grecia, Macedonia, Hungría, Austria y finalmente a Italia. Todo el viaje duró 45 días”, cuenta. No eligió ir a Italia, pero aquí está varado.

La OIM estima que hay 20.000 ciudadanos de Bangladesh actualmente en Libia. Según la ONU, la mayoría pretende embarcarse en pateras rumbo a Italia, en la misma ruta migratoria que suelen utilizar los emigrantes magrebíes y del África subsahariana. Los bangladeshíes que sobreviven al mortal viaje por mar hasta Europa, tampoco lo tienen fácil en Italia: a la mayoría no se les considera merecedores de asilo y suelen ser devueltos a Libia. Según la ONU, en 2020 más de 1.214 bangladeshíes fueron retornados a Libia desde Italia.

Fuente: elmundo.es


Últimas Noticias

Impuestos pagados por migrantes en Chile superan recursos que el Estado gasta en extranjeros

Caracas, 10 de abril de 2024. Los migrantes contribuyen al crecimiento de Chile, con un aporte fiscal neto positivo. ¿Qué significa eso?...

El sorpresivo rol de los migrantes en la economía de EE. UU., según informe

Ha crecido el número de personas que quieren vivir y trabajar en Estados Unidos. La economía estadounidense está creciendo, en...

El papel de las remesas para la recuperación económica de América Latina: “La migración es clave”, según analistas

El crecimiento sostenido de las remesas se ha debido a la migración continua, el aumento del monto promedio enviado...

Sexo por supervivencia, un documental sobre la migración venezolana forzada, comienza su camino en festivales

El largometraje recorre Cúcuta, Maicao y Nueva York para contar las historias   Black Hole Enterprises y Picante Films acaban de...
- Advertisement -spot_imgspot_img

Más de 2.300 desplazados y confinados por choques entre grupos en el suroeste de Colombia

La situación se debe a los enfrentamientos entre grupos armados, en una zona donde hay presencia de dos disidencias...

Encontraron muertos al menos a 20 migrantes haitianos en un barco en el norte de Brasil

"Se cree que murieron de hambre y deshidratación, pero es necesario realizar más análisis", informó la Policía. Veinte supuestos migrantes...

Más Vistos

Impuestos pagados por migrantes en Chile superan recursos que el Estado gasta en extranjeros

Caracas, 10 de abril de 2024. Los migrantes contribuyen al crecimiento...

El sorpresivo rol de los migrantes en la economía de EE. UU., según informe

Ha crecido el número de personas que quieren vivir...
- Advertisement -spot_imgspot_img

Otras noticiasDestacadas
Recomendadas para ti